Increíble!Controversial

Publicado 2021-10-15
0 Comentario

Blanche Monnier y Elisabeth Fritzl: ¡sus padres les dieron 25 años de infierno!

Cuando la policía entró en la casa de Louise Monnier en mayo de 1901, hizo un descubrimiento aterrador. En una de las habitaciones donde los uniformados tuvieron que entrar a la fuerza, encontraron a una mujer apenas medio viva y demacrada, tendida en un charco de sus propios desechos y sobras de comida. Los gusanos se arrastraban a su alrededor y la habitación estaba llena de un olor insoportable. Era una visión imposible olvidar.
¿Quién era esta mujer y por qué estaba en tal condición? ¿Por quién había casi abandonado este mundo? ¿Cuál es su impactante historia? Este caso no es un guión cinematográfico, aunque bien podría ser material para ello. Esta es una historia que permanecerá por mucho tiempo en su memoria.

Louise Monnier vivía en una elegante residencia ubicada en la ciudad de Poitiers, cerca de París. La mujer era viuda y compartía su casa con su hermosa hija, llamada Blanche, y su hijo Marcel, un licenciado en derecho. La familia era conocida por apoyar a los pobres y la Sra. Monnier incluso había ganado un premio a la filantropía. Mientras criaba sola a sus hijos, dirigía su casa con mano firme y aplicaba reglas especialmente estrictas a su hija de 25 años. Su extraordinaria belleza atraía sin cesar a nuevos pretendientes quienes, por el contrario, no eran del gusto de su madre.

Uno de ellos era un abogado local. Influyó tanto en la mente de la joven Blanche que rápidamente se enamoró de él. La chica quería casarse con él, pero también sabía que su madre no aceptaría su elección. El hombre no provenía de la clase alta y también era mucho mayor que la joven. Pero en el corazón no se manda, y Blanche no iba a renunciar a su amor por eso. A escondidas de la Sra. Monnier, se escapaba de la casa para encontrarse con su amado, y durante mucho tiempo logró mantener la relación en secreto. Sin embargo, su madre terminó por enterarse de sus reuniones secretas y rápidamente decidió poner fin a ellas. Al principio, hubo feroces peleas entre las mujeres y exigencias para poner fin al romance. ¡Pero fue en vano! Después vinieron las súplicas. ¡También sin resultados! Por lo tanto, otro plan impactante nació en la cabeza del ama de casa. Louise decidió encerrar a su hija en un ático hasta que prometiera terminar la relación. ¿Pero sucedió realmente así?

Blanche Monnier y Elisabeth Fritzl: ¡sus padres les dieron 25 años de infierno! 1

Una noche, cuando Blanche regresó de su cita clandestina, entró silenciosamente a la casa tratando de no despertar a los demás miembros de la casa. ¡Pero no sabía lo que le esperaba! Su madre y su hermano Marcel la esperaban en lo alto de las escaleras. La agarraron y la llevaron a la habitación del ático. Cerraron la puerta con llave y Blanche no pudo salir más. Cuando se acostumbró a la oscuridad, exploró la habitación del ático y rápidamente se dio cuenta de que escapar sería imposible. Al mismo tiempo, estaba furiosa con su familia y en silencio se juró a sí misma que nunca cumpliría sus demandas de abandonar a su amante. De todos modos, esperaba que su madre se diera cuenta rápidamente de lo fuerte que era su amor y la liberara del cautiverio. Sin embargo, no fue así, ¡y esa noche sólo fue el comienzo del horror para la chica!

Blanche Monnier y Elisabeth Fritzl: ¡sus padres les dieron 25 años de infierno! 2

El encierro se prolongó durante días, luego semanas y finalmente durante el verano. Ninguna de las dos mujeres cedería [Blache no iba a renunciar al amor, y su madre no se iba a reconciliar con ella. Dejaron a la joven vivir sola, abandonada y hambrienta. Solo le daban restos de comida para que pudiera sobrevivir. No podía lavarse y le quitaron toda la ropa. La señora de la casa resultó ser aún más despótica porque a los pocos años, el abogado objeto de los suspiros de la joven Blanche, enfermó y murió, y de todos modos ¡no liberó a su hija!. Así, ¡La habitación del ático se convirtió en su prisión durante 25 años!

Blanche Monnier y Elisabeth Fritzl: ¡sus padres les dieron 25 años de infierno! 3

Probablemente ahora se estén preguntando por qué nadie se interesó en la repentina desaparición de la hermosa mujer. Bueno, su familia les informó a todos que Blanche estaba desaparecida y muchos vecinos concluyeron que debía haber escapado de casa. La madre y el hermano lloraron su desaparición durante mucho tiempo, para que todos a su alrededor lo creyeran. Y cuando terminó el período de duelo, nunca regresaron a su vida normal. Mientras, la tragedia de la joven Blanche continuaba en su casa.
La esperanza para ella no apareció si no hasta 1901. Un día, una carta anónima fue entregada al Fiscal General de París. En ella, el hombre leyó que la muy respetada familia tenía un oscuro secreto que habían logrado ocultar durante un cuarto de siglo. La persona decía en la carta exactamente que una señorita llebaba encerrada en la casa de la Sra. Monniers muchos años, muerta de hambre y vivía ya con sus últimas fuerzas.

El Fiscal se preocupó realmente por esto. Sin embargo, al principio se mostró algo escéptico sobre la información que recibió. Después de todo, Madame Monniers tenía una reputación impecable y era famosa por sus esfuerzos caritativos. El asunto, sin embargo, tuvo que ser investigado. La policía fue enviada a la residencia para realizar el registro habitual. Aunque la casa parecía no esconder ningún secreto, la policía en un momento notó un olor pútrido que emanaba de una de las habitaciones del ático. Aún más sospechoso fue el hecho de que estaba cerrado con candado. Sin pensarlo mucho, los uniformados rompieron la puerta y sus ojos vieron un espectáculo que no olvidarían por el resto de sus vidas.

En una habitación oscura, sobre una cama en descomposición y un colchón podrido, yacía una mujer terriblemente demacrada encadenada. Además de eso, hubo otros descubrimientos horribles que aparecieron a los ojos de los hombres cuando rompieron las ventanas tapiadas. Cuando los rayos del sol irrumpieron en la habitación, se pudieron ver restos de comida en descomposición y alimañas rodeando a la persona encarcelada. La mujer estaba cubierta con su propia suciedad y excremento, y un olor insoportable inundaba todo alrededor. Sin embargo, no tuvo miedo de los extraños, estaba más aterrorizada por la vista de la luz del sol, después de todo, no había entrado en la habitación durante los últimos 25 años. De esta forma descubrieron a Blanche Monnier, declarada como desaparecida años atrás. Cuando la encontraron, ya era una mujer de 49 años y fue trasladada de inmediato al hospital. Estaba terriblemente desnutrida y los médicos inicialmente pensaron que iba a morir.

Curiosamente, cuando la policía hizo el terrible descubrimiento en el ático, su madre biológica se sentó tranquila en la sala de estar. Fue arrestada junto con su hijo, quien resultó ser cómplice. Luego, se declaró inocente durante el juicio, pero finalmente fue sentenciado a 15 meses de prisión. La madre, sin embargo, no vivió para ver el juicio y murió de un ataque al corazón 15 días después del descubrimiento de su hija. Antes de morir, escribió un testamento y dejó toda su fortuna para cuidar de Blanche. Ella pasó mucho tiempo en el hospital, nunca recuperó la cordura y murió solo 12 años después de ser encontrada. Curiosamente, nunca ha sido posible explicar quién escribió la carta anónima que le salvó la vida.

Esta historia sucedió hace más de 100 años, pero se pueden encontrar casos similares en años recientes. Todos ustedes deben conocer el caso de Josef Fritzl, también conocido como el monstruo de Amstetten. Él fue quien encarceló a su hija Elisabeth en el sótano de la casa familiar. La tuvo encerrada durante 24 años y abusó de ella. Cuando este caso vio la luz en 2009, muchas personas se preguntaron cómo era posible que durante tanto tiempo nadie lo hubiera descubierto, sobre todo porque ella dio a luz a siete hijos durante su encarcelamiento.

Resultó que el Sr. Fritzl lo hizo todo bien. En 1984, cuando Elisabeth tenía 18 años, la encerró en un búnker subterráneo que había estado preparando para tal fin durante los últimos años. Al mismo tiempo, denunció su desaparición y afirmó que la joven se había escapado de casa. Para confirmarlo, mostró cartas de despedida, que de hecho la chica se vio obligada a escribir. A lo largo de los años, mostró más correspondencia y en ella daba falsas explicaciones de por qué abandonaba a sus hijos en la puerta de la casa familiar, cuando en realidad nacían en el sótano. Nadie se dio cuenta de lo que estaba pasando y ni escuchó los gritos a través de las paredes insonorizadas de la habitación, cuya entrada estaba escondida detrás de armarios y asegurada con una cerradura electrónica.

Sin embargo, no toda la descendencia de Elisabet vio la luz del día después de su nacimiento. Algunos de los niños fueron criados junto con su madre en la prisión subterránea y, de hecho, esto contribuyó a su liberación. Cuando enfermaron gravemente, Josef Fritzl decidió liberar a su hija del cautiverio, y dijo a todos que había regresado después de más de dos décadas de ausencia. En el hospital al que enviaron a los niños dados de alta con ella, rápidamente se dieron cuenta de que algo andaba mal. La policía fue notificada, Elisabeth fue interrogada y rápidamente reveló la verdad sobre el horror de su propio padre. El perpetrador fue arrestado y condenado a cadena perpetua y las víctimas fueron tratadas psiquiátricamente durante muchos años. Afortunadamente, esta historia tiene un final positivo, ya que la mujer y sus hijos volvieron a la normalidad y han reorganizado su vida.

Es muy difícil imaginar el drama de las personas de las que les hablamos en el episodio de hoy. Esas cosas son impactantes, y más por lo improbable que es que los padres de las víctimas estén detrás de estas pesadillas.

¿Qué piensas al respecto? ¡Comparte el artículo con tus allegados y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook.
Consulta también nuestro contenido de Instagram, Tik Tok y YouTube si deseas ver contenido interesante.

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La terrible historia de Elisabeth Fritzl: más de 20 años encerrada por su padre
Síguenos