Increíble!

Publicado 2016-01-10
0 Comentario

¿Te atreverías a pasar la noche en la mansión del demonio de Nueva Orleans?

Si alguna vez te han entrado ganas de tener experiencias fuertes, además que de te lo permita tu bolsillo y sea más fuerte la curiosidad que otra cosa...nosotros te podemos aconsejar a dónde puedes hacer una visita...la casa de la que te hablaremos a continuación está situada en Nueva Orleans, en Royal Street.

Si alguna vez has visto la serie “American Horror Story”, es la casa de la mujer llamada Delphine Lalaurie, su distinguida mansión, una imponente casa de tres pisos que ha pasado de dueño en dueño a lo largo de los años, hasta que la propietaria, a la que apodaron “el demonio de Nueva Orleans” realizó una serie de actos un tanto espeluznantes.

Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

Hoy en día, la casa de la sádica mujer que amaba la sangre y la tortura, sigue tal y como estuvo. Es una mansión distinguida y bien conservada que sigue impresionando desde fuera, pero da mucho más miedo cuando una persona se atreve a entrar en su interior. Hay que mencionar que ha tenido muchísimos propietarios.

Después del “desastre de 1834”, la mansión quedó en pie pero con varias áreas destruidas por un incendio.

¿Te atreverías a pasar la noche en la mansión del demonio de Nueva Orleans? 2

Los años siguientes, fue únicamente la casa “manchada” de Nueva Orleans, ahí donde sólo los ladrones se atrevían a entrar para saquearla. Entre el año 1850 y 1888 empezó a ser reconstruida por las propias autoridades. Su objetivo fue convertirla en una escuela.

No pasó mucho tiempo hasta que se decidió que era imposible dar clases allí, porque la gente seguía recordando su pasado.

El ambiente era incómodo y los niños tenían miedo: se oían voces, los pasillos se llenaban de pronto por corrientes frías…entonces se quedó nuevamente abandonada.  

¿Te atreverías a pasar la noche en la mansión del demonio de Nueva Orleans? 3

Años después, se utilizó como prostíbulo, refugio para delincuentes, tienda de muebles...etc. Finalmente, en el siglo XX, se reconstruyó nuevamente como una casa de hospedaje. Aunque fueron muchos los intentos, siempre quedaba abandonada al poco tiempo, hasta que en el año 2007, Nicholas Cage la compró por 3,45 millones de dólares. Todo apunta a que fue un capricho, porque por lo visto, la casa estaba demasiado “embrujada” hasta para él, porque la acabó vendiendo dos años después a la Regions Financial Corporation por 2,3 millones de dólares.

Esta es la típica mansión en la que nadie puede quedarse a vivir mucho tiempo. La razón es su historia, Delphine Lalaurie… 

¿Te atreverías a pasar la noche en la mansión del demonio de Nueva Orleans? 4

Pero hablemos de la primera propietaria. Esta mujer tenía muy buen estatus en Nueva Orleans en el siglo XVIII, tenía cualquier cosa a su disposición, cualquier cosa que se le pasara por la cabeza. Estuvo casada tres veces, la primera vez con un adinerado cónsul español, que murió al poco tiempo y a la que le donó toda su fortuna.

Unos años después, se casó con un banquero, que murió no mucho después, y la dejó como única heredera. 

¿Te atreverías a pasar la noche en la mansión del demonio de Nueva Orleans? 5

Finalmente, un médico mucho más joven que ella, un matrimonio de conveniencia que le ofreció una posición más elevada en la época, teniendo además una mansión enorme en Royal Street.

La mansión tenía tres pisos y una dependencia para esclavos. Ésta se situaba justo en la parte superior, en la zona más aislada y más discreta. También criaba a sus cinco hijos en la parte de abajo. Su esposo, Leonard Louis Nicolas Lalaurie, pasaba muy poco tiempo con ella y apenas estaba en la casa.  

¿Te atreverías a pasar la noche en la mansión del demonio de Nueva Orleans? 6

El primo de Delphine era el alcalde de Nueva Orleans, y eso le permitía recibir personalidades de todo el mundo y relacionarse con las clases más elevadas. Tenía mucho poder, era respetada, aunque ese respeto también se basaba por el temor a su carácter fuerte y violento.

Todo el mundo sabía de su genio, y cómo maltrataba a los esclavos. Todo el mundo lo sabía pero nadie se atrevía a denunciarlo, hasta que llegado un momento, se volvió demasiado grave. Sus vecinos la denunciaron después que ver lo siguiente:

Una mañana, mientras una de sus esclavas de 12 años le cepillaba el cabello, Delphine se enfureció porque le había hecho daño.

¿Te atreverías a pasar la noche en la mansión del demonio de Nueva Orleans? 7

La persiguió por todo el balcón exterior del segundo piso, golpeándola hasta que la chica cayó por el balcón y murió. Aunque después de la investigación, se concluyó que fue un accidente.

Después de aquel día, la gente rechazaba ir a esa casa. Los comentarios sobre las historias de maltrato eran el pan de cada día, y si había algo que de verdad inquietaba a los vecinos, era el flujo constante de esclavos que entraba a aquella casa. Siempre necesitaba nuevos esclavos para atenderla…¿qué pasaba con las anteriores?  

La respuesta nadie quería saberla. Hasta que hubo un incendio. La bonita mansión comenzó a quemarse una noche de 1834. Cuando llegaron los servicios de emergencia y los voluntarios, se preguntaron por qué no salieron los esclavos a echar una mano.  

¿Te atreverías a pasar la noche en la mansión del demonio de Nueva Orleans? 8

Mientras se quemaba la casa, Delphine pagó a unos voluntarios para que le sacaran todos los objetos de valor de la mansión. Después, escapó. Lo que encontraron en aquella sala, en el piso de arriba y en la amplia dependencia para sus esclavos, fue simplemente algo muy horrible e inconcebible.

La cantidad de muertos era espeluznante. Y no era simple tortura, simples castigos. Lo que había allí fue el resultado de una mente perturbada que disfrutaba amputando, cortando, experimentando y provocando el máximo dolor posible.  

¿Te atreverías a pasar la noche en la mansión del demonio de Nueva Orleans? 9

Una desastre que olía a podredumbre, lágrimas, terror y locura. Aquella sala estaba revestida por gruesos muros, de ahí que no se pudieran escuchar los gritos. Aunque muchas personas sabían que no era normal lo que ocurría allí. ¿Qué se podía hacer después de ver algo así? Los vecinos pensaron que lo mejor que se podía hacer es dejar que la casa se quemara completamente.

Pudieron liberar a los esclavos que quedaban con vida, que tenían un collar de púas afiladas para que mantuvieran sus cabezas en posiciones rígidas, y después, comenzaron a buscar a la responsable.  

¿Te atreverías a pasar la noche en la mansión del demonio de Nueva Orleans? 10

La casa no llegó a quemarse completamente. Se mantuvo en pie. El marido de Delphine huyó de Nueva Orleans a toda prisa esa misma noche, y madame Lalaurie, se fue a Francia, donde, supuestamente vivió tranquilamente hasta los 67 años. Se la conocía en París por su afición a la caza de jabalíes.

A día de hoy se asegura que vivió tranquilamente, sin saber que su casa seguía en pie, y que los fantasmas, las almas desgarradas que torturó y que mató, gritaban desde lo más profundo de aquella mansión, que todavía huele a sangre y humillación.

Fuente:giphy/youtube 

¿Te atreverías a pasar la noche en la mansión del demonio de Nueva Orleans? 11

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

El Vaticano teme introducirse en este lugar. Los motivos son…
Síguenos