Increíble!Salud y Belleza

Publicado 2016-01-14
0 Comentario

El electrodoméstico que nos mata lentamente: Horno-Microondas

Los microondas nunca han sido realmente investigados, antes de que salieran al mercado en Estados Unidos. Estos electrodomésticos fueron desarrollados hace más de 80 años, y su uso comenzó en la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados alemanes recibían algunos para poder calentar sus comidas.

Se llevaron a cabo varios estudios sobre el verdadero efecto de usar el microondas, los cuales se pasaron a Estados Unidos para una mayor profundización, pero mucho antes, ya comenzaron a ser producidos en masa para el público en general.

Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.


Hasta hoy, no se han realizado estudios sobre los efectos de los alimentos de los microondas en los seres humanos, pero, no obstante, los estudios realizados indicaron que varios de los soldados alemanes desarrollaron cáncer de la sangre, ya que los microondas anulaban el contenido nutricional de los alimentos.

Sí, eso es, los microondas destruyen el valor nutritivo de los alimentos. Eso no parece tan grave, pero los alimentos vivos y sanos, en cuestión de segundos, son aniquilados. Somos la única especie del planeta que destruye el valor nutricional de los alimentos, justo antes de comerlos. “El brócoli cocina en el microondas puede perder hasta el 97% de su acción antioxidante”.  


En el libro “La salud comienza en el colon”, el doctor Group dice que un horno microondas desintegra y cambia la estructura molecular de los alimentos por el proceso de radiación.

La radiación puede corromper cualquier tipo de vitaminas y minerales en los alimentos, y modifica su estructura natural. Nuestro cuerpo no puede manejar estas moléculas irradiadas y eventualmente debilitar nuestro sistema inmunológico y digestivo, ya que no le proporciona una nutrición adecuada. Por si fuera poco, se sabe que la vitamina B12 se vuelve absolutamente inactiva después de calentarse en el microondas.  


El doctor Mercola citó un estudio en que se sacó a relucir que los microondas pueden destruir los agentes que combaten las enfermedades esenciales en la leche materna, la cual ofrece protección para el bebé.

La leche materna calentada pierde actividad en la lisozima, anticuerpos, y fomenta el crecimiento de bacterias potencialmente patógenas.

Todas las mamás deben tenerlo presente: nunca se debe calentar un biberón en el microondas. Los microondas crean compuestos cancerígenos en los alimentos. Se comprobó que calentar carne, productos lácteos, plásticos y papel crea carcinógenos.  


Estos productos químicos incluyen BPA, terephthalate de polietileno (PET), benceno, tolueno y xileno. Calentar alimentos grasos en recipientes de plástico conduce a la liberación de dioxinas y otras toxinas. Los cancerígenos se forman en casi todos los alimentos cuando la comida se pone en el microondas no más de lo necesario para lograr el propósito, es decir, cocer, descongelar, calentar o para asegurar la ingestión sanitaria (matar bacterias).

No puedo utilizar un microondas teniendo en cuenta que están destruyendo poco a poco mis células. De acuerdo al libro “Cancer is not a disease, it's a Survival Mechanism”, cuando te pones delante de un microondas, comenzarás a sudar y luego cocinar desde adentro hacia afuera, al igual que la comida se cocina en el horno de microondas. El calor es generado por el rápido movimiento de las moléculas y la ruptura de los enlaces moleculares.  


Cada año, millones de aves mueren cuando están demasiado cerca de las torres de telefonía celular. Y la misma cosa puede ocurrirle al cuerpo humano cuando se expone a este tipo de radiación sobre una base regular, ya que, es sabido que las células humanas están hechas de moléculas y los enlaces moleculares se rompen y se destruyen cuando se exponen a la radiación.

El horrible aumento de la obesidad puede estar relacionado con la adopción masiva de microondas. Gracias a esto, se ha hecho muy fácil y cómodo comer alimentos procesados que, una vez introducidos en el microondas, se destruye aún más su poco contenido nutricional. 


Cuando comes comida irradiada, necesitas comer más para ingerir los ingredientes para vivir, y aumentas las calorías que consumes, tratando de obtener la nutrición desea desesperadamente. Un estudio clínico suizo, llevado a cabo por el doctor Hans Ulrich Hertel encontró cambios significativos y preocupantes en la sangre de las personas que consumían leche y verduras del microondas.

Ocho voluntarios ingirieron varias combinaciones de los mismos alimentos cocinas de maneras distintas. Todos los alimentos que se cocinan en el microondas causaron cambios en la sangre de los presentes. Los niveles de hemoglobina disminuyeron y los niveles de glóbulos blancos y colesterol aumentaron significativamente.

El médico del estudio, fue totalmente capaz de curar a las personas que fueron diagnosticados con fatiga crónica, haciendo que, literalmente, tiraran su microondas a la basura.  


Para terminar, el doctor Masaru Emoto, quien es famoso por tomar fotografías de distintos tipos de aguas y cristales que se forman en el libro llamado “Mensajes Ocultos del Agua”, encontró que el agua que estaba en el microondas no formaba cristales hermosos, pero cristales de forma similar a cuando se expone a los pensamientos o creencias negativas.

Si esto está ocurriendo en tan solo el agua que bebemos, sólo puedo imaginar el daño que un microondas está haciendo a los nutrientes, la energía y a nuestros cuerpos, durante años y años.

Se podría decir, el agua en el microondas produce una estructura física similar a cuando las palabras “satanás” y “hitler” son expuestas repetidamente en el agua. Aunque pueda sonar estúpido, a veces, las cosas que no podemos ver a simple vista o comprender totalmente puede ser la forma más poderosa para despertar la curación espontánea.  

Fuente:giphy



0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Mary Jo Campbell, La Deslumbrante Abuela De Las Kardashian-Jenner
Síguenos