Increíble!

Publicado 2016-01-15
0 Comentario

“Sí, hay vida después de la muerte, lo he comprobado”

“He estado sumido en un profundo coma durante una semana en el que viajé a otra dimensión del universo, una dimensión que nunca antes pude llegar soñar que existiese”.

Así arranca el neurocirujano de la Universidad de Harvard, Eben Alexander, su relato en primer persona sobre la vida después de la muerte, una experiencia que le ha hecho creer en la vida eterna y que se recoge en su libro titulado “Proof of Heaven: A Neurosurgeon's Journey into the Afterlife” (La prueba del cielo: el viaje de un neurocirujano a la vida después de la muerte).

Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

“Sí, hay vida después de la muerte, lo he comprobado” 1

Las tesis de Alexander generaron una intensa polémica en Estados Unidos, después de que la revista Newsweek publicase varios extractos del texto. El neurocirujano asegura que antes de vivir esta experiencia, estaba alejado de la iglesia y no creía en la vida más allá de la muerte, pero, después, dijo contar con la prueba irrefutable de su equivocación. Precisamente, el debate abierto en torno al relato del médico norteamericano se centró en si una experiencia personal puede ser una prueba científica o no.

Para el mayor experto mundial en estos temas, el psiquiatra y filósofo Raymond Moody, no hay duda: “El doctor Eben Alexander es la prueba viviente de que existe vida después de la muerte. Es el caso más asombroso sobre experiencias cercanas a la muerte que he escuchado desde hace más de cuatro décadas estudiando estos fenómenos”. 


La discusión sobre este tema adquirió un creciente auge en el país, sobre todo, después de que la prestigiosa fundación John Templeton donase cinco millones de dólares al profesor de filosofía de la Universidad de Riverside, John Martin Fischer, para que estudiase en profundidad las experiencias al borde de la muerte. Es lo que llamó el Proyecto Inmortalidad. Muchas investigaciones de diferentes ámbitos intentaron con anterioridad abordar este tema.

Uno de los estudios previos más importantes se recogieron en el ensayo Experiencias cercanas a la muerte entre la ciencia y prejuicio, en el que sus autores, dos profesores italianos de la Universidad de Padua, señalan que cualquier interpretación reduccionista de este tipo de fenómenos suele encontrarse equivocada, ya que las sucesivas investigaciones han demostrado hechos muy diferentes entre sí. La ortodoxia médica suele explicar estos casos como meras alucinaciones causadas por la anoxia (carencia de oxígeno).


Los ecos de este debate llegaron a Europa de la mano del cardiólogo Pim van Lommel, quien se dedica a investigar experiencias cercanas a la muerte (ECM). “Las han vivido miles de personas, pero no todas lo explican por temor a ser tachadas de lunáticas o porque creen que las causan la medicación o la enfermedad.

No todas las personas experimentan lo mismo, pero sí citan algunas experiencias recurrentes que coinciden en un cruce espacio-temporal”, explicó el médico en una entrevista concedida recientemente. El cirujano norteamericano sí es delos que cuentan su “visita al cielo” con todo lujo de detalles, “una aventura que comenzó en un lugar espacial, más alto que las nubes. Allí había criaturas muy diferentes a las que hay en la tierra, pájaros y ángeles que, básicamente, eran formas superiores”.


Alexander compara los fuertes sonidos que emitían estas criaturas con “unos cantos gloriosos, que más tarde entendí como gritos de alegría”. Su viaje se produjo rodeado de millones de mariposas y una mujer, al modo de un ángel de la guarda, que le repitió tres mensajes concretos en un idioma desconocido pero entendible para el neurocirujano en aquellos momentos: “Sois amados y respetados, os querremos para siempre”, “no tienes nada que temer” y “no hay nada por lo que puedas hacer el mal”.

Esta mujer también le prometió que le enseñaría muchas cosas de ese nuevo mundo, pero que, inevitablemente, debía volver a la tierra.


“Sé que esto es tan extraordinario como increíble. Otros médicos me dicen que todo es cosa de mi mente, pero está lejos de ser una alucinación porque fue tan real que cualquier otro acontecimiento vital anterior”, asegura Alexander. La ortodoxia médica suele explicar estos casos como meras alucinaciones causadas por la anoxia.

Una tesis que el experto en ECM, Pim van Lommel, pone duda porque “si la causa fuera la anoxia, todos los que vuelven a la vida tras estar cerca de la muerte, tendrían ECM porque todos la sufren, pero en cambio, sólo el 18% tiene esas experiencias”. Nuestra muerte sólo es un cambio de conciencia, una transición.


Unas experiencias que suelen cambiar por completo la filosofía de vida de sus protagonistas. “Antes de mi experiencia era muy escéptico con la cercanía a la muerte. Hoy en día sé que son realidad. Durante toda carrera de más de 30 años fui defensor, al igual que la mayoría de mis compañeros, de que el cerebro genera conciencia y de que vivimos en un universo desprovisto de cualquier tipo de emoción.

Sin embargo, lo que me ocurrió cambió todas mis creencias y teorías, por lo que tengo la intención de pasar el resto de mi vida investigando la verdadera naturaleza de la conciencia”, añadió el neurocirujano. Una postura adoptada cada vez por más investigadores médicos.


Van Lommel llegó a la conclusión, después de analizar a cientos de pacientes con ECM, de que la conciencia “no es más que un retransmisor para esta dimensión de nuestro ser en varias. Es como una radio que, mientras vivimos aquí, sintoniza con este universo”. Nuestra mente, añade el investigador, sólo es un cambio de conciencia, una transición porque “morimos en una dimensión para pasar a otras”. Una teoría alejada del misticismo que el cardiólogo “no creyente” defiende en términos de física cuántica.

El caso del médico Eben Alexander no es un hecho aislado. Cada vez son más los científicos que apoyan las teorías sobre las experiencias cercanas a la muerte basadas en el acceso del ser a otros tipos de dimensiones, además de los testimonios de miles de personas con ECM. El debate no ha hecho más que empezar.

Fuente:giphy/youtube


0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

15 cosas extrañas que nos pueden pasar mientras estemos vivos...
Síguenos