Increíble!Salud y Belleza

Publicado 2016-01-15
1 Comentario

Tenía un aliento horrible y no sabía por qué. Hasta que encontraron ESTO es su garganta…

Hay pocas cosas más socialmente embarazosas que el mal aliento. Está a la altura del olor corporal, pelo grasiento y ropa sucia. Es el tipo de cosa que hace que sea difícil salir de la cama por la mañana y enfrentarte a otros seres humanos.

Los vendedores saben y entienden el miedo que tenemos de avergonzarnos a nosotros mismos, y dirigieron el mal aliento a un montón de productos de menta, desde aerosoles a pastillas.

Las campañas publicitarias enteras se construyen alrededor de la lucha contra el flagelo del mal aliento. Y sus productos suelen funcionar normalmente...por un tiempo. 

Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

Tenía un aliento horrible y no sabía por qué. Hasta que encontraron ESTO es su garganta… 1

El mal aliento puede ser un problema particularmente persistente. Y no siempre se debe a las cebollas y el ajo. A veces hay que llegar a la raíz del problema para solucionarlo realmente.

Renee Beckler sufría de mal aliento crónico. Algo que no podía eliminar, por más que ella lo intentaba.

Ese es el tipo de mal aliento que puede llegar a causar estragos en tu vida, dejando un rastro de destrucción detrás tuya. Todo el mundo intenta evitarla, y eso es desagradable.


Aunque ella intentaba todo tipo de remedios, absolutamente nada parecía funcionar. Todo lo que ella encontraba y que parecía funcionar, era inútil.

Aterrorizada de convertirse en una marginada social, finalmente, no tuvo más remedio que hacerle una visita al médico.

Resulta que ella tenía una piedra en las amígdalas. Sí, en efecto, las amígdalas pueden tener piedras. Pero, ¿qué diablos es una piedra de las amígdalas?

Las piedras de las amígdalas son bastante brutas de mirar. No hay que darle más vueltas. Se trata básicamente de restos de comida que se van acumulando en una de las amígdalas y se va solidificando en una piedra apestosa y cubierta de bacterias.

Sí, ¡qué asco! Un montón de gente suele tener piedras en las amígdalas, por lo general, los que han tenido amigdalitis varias veces o se les inflaman las amigdalas con frecuencia. Sin embargo, es bastante raro que alguien tenga una piedra bastante grande en las amígdalas.

Tenía un aliento horrible y no sabía por qué. Hasta que encontraron ESTO es su garganta… 8

¿Véis? Son sólo un par de piedras pequeñas. Es difícil creer que algo tan pequeño puede causar un escándalo tan grande, ¿no?

El mal aliento continuado es sólo un síntoma de piedras en la amígdala. También pueden causar dolor de oído, hinchazón de amígdalas, dolor de garganta y dificultad para tragar. La buena noticia es que son bastante fáciles de deshacer y de prevenir.  

Simplemente, sólamente tienes que utilizar un bastoncillo de algodón para extraerlas. ¡Inténtalo! 


A veces, simplemente con toser, podemos deshacernos de una piedra de la amígdala. Algunas personas sólo saben que tenían piedras en las amígdalas después de toser.

Hacer gárgaras con agua salada puede reducir la hinchazón, la incomodidad y el olor desagradable.


Pero, por supuesto, no dudes en consultar al médico si estás preocupado o si los síntomas no desaparecen. Mejor dejarlos lidiar con ello en lugar de tratar de repararlo tú mismo.  

Fuente:giphy/imgur


0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
¿Halle Bailey es la mejor opción de DISNEY para interpretar a la Sirenita?
Síguenos