Increíble!

Publicado 2016-01-18
0 Comentario

Estas dos canciones han acabado con casi 300 personas

Todo el mundo escucha música, unos más y otros menos. Los diferentes estilos de música aportan a las personas ciertos sentimientos dependiendo del estado anímico de la personas. Cada persona tiene una o varias canciones que escucha cuando está triste, ya sea para alegrarse o simplemente porque les ayuda a pasar el mal trago que están pasando.

Las canciones tristes son muy escuchadas por la gente y algunas de ellas han ayudado a entristecer a la persona aún más. También las canciones con una sonoridad un tanto macabra que a ciertas personas les afecta mucho. 

Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post


Existen 2 canciones las cuales se les relaciona con la muerte de casi 300 personas. Debido a que han afectado bastante a las personas que las han escuchado. El nombre de una de ellas es “Gloomy Sunday” siendo la canción maldita por excelencia y según cuenta la leyenda, la han escuchado muchas personas justo antes de suicidarse.

Esta canción fue escrita por el pianista y compositor húngaro Rezső Seress, en 1933. Sin embargo, en la versión que llegó a publicarse ese mismo año. la letra original de Rezső Seress fue reemplazada por la letra del poeta László Jávor. 


La canción romántica, melancólica y vinculada a la muerte narra la historia de un amante que pierde a su gran amor y se plantea unirse a él en la muerte.

Esta canción era realmente intensa y poética, siendo capaz de influir en una persona de tal forma que inspiraba pensamientos suicidas a personas que tuvieran una severa depresión o fuesen propensos al suicidio. Según se dice, en Hungría, unas 17 personas se quitaron la vida tras haber escuchado esta canción, haciendo referencia en sus últimas notas la canción y con la letra del tema entre sus manos.


Hubo dos casos sorprendentes, dos personas se dispararon simplemente por escuchar a una banda de gitanos tocar la melodía o de un hombre que entró en un club nocturno y pidió a la banda que tocara “Gloomy Sunday”, y después consumido por la tristeza, salió del club y se disparó en la cabeza. Fue entonces cuando en Hungría se prohibiera por las autoridades.

En 1936, la canción llegó a numerosos países también acompañada por la historia de los suicidios húngaros. 


Al llegar a EEUU, fue versionada en más de 80 ocasiones. La cantante Billie Holiday acompañada de una increíble campaña publicitaria, fue la que más éxitos cosechó al cantar la canción del suicidio. Esto hizo que la leyenda siguiera su camino añadiendo nuevos casos de suicidio llegando a prohibirse también en los EEUU.

En 1968 se volvió a poner de moda cuando el autor de la canción, Rezső Seress se suicidó un Domingo. 17 personas en Hungría se suicidaron tras escucharla, más de 100 en EEUU y otras tantas en otros países. 


La otra canción que se cobró una gran cantidad de víctimas, fue la melodía de Pueblo Lavanda, de los primeros juegos de Pokemon. En el juego, cada vez que llegabas a un pueblo o ciudad la melodía cambiaba, pues la melodía de este pueblo era muy diferente al resto.

Según se cuenta, una vez llegabas a este pueblo, la melodía de dicho pueblo comenzaba a sonar. La forma en la que se sucedían los tonos y la música producía en las personas que la escuchaban durante cierto tiempo malestar físico y mental, dolores de cabeza, tristeza, mareos e incluso vómitos. 


Esto incrementó en gran medida el número de suicidios de niños comprendidos entre 7 y 12 años que tuvo lugar en verano de 1996 en Japón.

Los rumores cuentan que todos los casos de suicidio de niños, los padres alegaban que sus hijos habían pasado mucho tiempo en los últimos días jugando a la consola. Cuando comprobaron los cartuchos, en todos los casos estaban en Pueblo Lavanda.


El causante del malestar previo al suicidio de estos pobres chicos, se dieron cuenta que el problema estaba en la melodía al comprobar que tenía picos de intensidad tonal que sólo los niños en la edad previa a la pubertad pueden percibir. Estos sonidos propiciaban estos extraños síntomas en los niños.

El señor Nakamura, compositor de esta aterradora melodía, se suicidó poco antes de la salida del juego.


Fue relacionado con un grupo secreto de la armada japonesa durante la segunda guerra mundial, la unidad 731. Se dijo que el señor Nakamura quería crear un segundo gran imperio japonés usando el recién lanzado videojuego.

Él esperaba que esta melodía causara violencia en sus víctimas, y éstas a terceros creando así futuros guerreros para el nuevo imperio. Game freak decidió cambiar la melodía por las versiones que llegaron a Europa y EEUU. Al final se registraron 104 suicidios y muchos más desarrollaron enfermedades.



0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Así se despidieron de Cameron Boyce, la estrella Disney que se fue demasiado pronto
Síguenos