Increíble!Controversial

Publicado 2016-01-27
2 Comentario

¡El espeluznante caso de la mujer maniquí!

En el mes de junio del año 1972, una mujer apareció en el hospital Cedro Senai con nada más que un vestido blanco cubierto de sangre. Esto no debería ser demasiado sorprendente, pues la gente a menudo sufre accidente cercanos, y tienen que acudir al hospital más cercano para tener asistencia médica.

Pero había una cosa que al personal del hospital le dio ganas de vomitar y salir corriendo. La mujer no era exactamente una humana.

Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

¡El espeluznante caso de la mujer maniquí! 1

La mujer era algo parecido a un maniquí, pero tenía la destreza y la fluidez de un ser humano normal. Su cara, era tan impecable como los maniquíes, no tenía cejas ni maquillaje. Al igual que su impoluto rostro. A partir de ese momento, la mujer fue llevada a un espacio del hospital, donde le limpiaron la sangre, antes de ser preparada para la sedación.

Ella estaba completamente tranquila, inexpresiva e inmóvil. Los doctores pensaron que sería mejor tenerla en la habitación hasta que llegaran las autoridades, para poder averiguar quién era. Ella no se opuso en absoluto.

¡El espeluznante caso de la mujer maniquí! 2

Durante todo ese tiempo, los doctores y enfermeros no pudieron conseguir ninguna información ni respuesta de ella, y la mayor parte de los empleados se sentían demasiado incómodos de mirarla directamente a los ojos durante ni siquiera unos segundos. Cuando el personal intentó suministrarle un calmante, ella se defendió con una fuerza extrema.

Dos miembros del personal tuvieron que subirse encima de la camilla para poder sostenerla, pero la expresión de la mujer seguía en blanco. 

¡El espeluznante caso de la mujer maniquí! 3

En ese momento, ella giró sus ojos impasibles hacia el doctor de la sala e hizo algo insólito. Comenzó a sonreír. Cuando lo hizo, las enfermeras empezaron a gritar, y una de las dos quedó en shock y se desmayó.

La mujer no tenía dientes humanos en su boca, sino unos puntos largos y agudos. Era tal la inexpresividad de la mujer, que cuando se mordía los labios, no sentía ningún dolor. El doctor la miró fijamente durante un momento, cuando le preguntó: ¿Quién demonios es usted? 


Entonces, la mujer se liberó de los doctores que aún la sostenían despavoridos, y ella seguía sonriendo.

En ese momento, llegó el personal de seguridad, y cuando la mujer los vio, corrió hacia el doctor y hundió sus dientes en su cuello, arrancando su yugular y dejándole caer al piso, donde murió instantáneamente. Entonces ella se levantó con esa mirada peligrosa, tal como la vida descolorida de sus ojos.


Se inclinó sobre el doctor muerto y le susurró al oído: “Yo soy Dios”. Los ojos de los demás doctores llenos de miedo la miraron.

La mujer, muy calmada, se alejó mientras saludaba a los agentes de seguridad.

Cada vez que alguien le miraba los “dientes”, se convertía en su víctima. La enfermera que sobrevivió incidente llamó a la mujer “la inexpresiva”, y nunca más se supo nada de ella.  

Fuente:youtube/giphy


0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
La chica que SOBREVIVIÓ en CHERNOBYL: Mariyka Sovenko, una infancia en soledad
Síguenos