Controversial

Publicado 2016-02-02
0 Comentario

¡Las 7 formas más estúpidas de matarte a ti mismo!

El proceso de la vida es siempre el mismo para cada ser humano. Todos algún día antes o después nacimos. Cada uno de nosotros pasa por sus altibajos, cada uno se alegra con sus grandes éxitos de la vida y también sufre por todas las tragedias que le puedan suceder. Y, finalmente, a cada uno de nosotros les espera un final del camino. Más o menos triste pero allí está. Lo curioso es que algunas personas se empeñan en apresurarlo. O simplemente viene por sorpresa en una situación de lo más ilógica o estúpida que puede ser. A continuación os presentamos algunas de las muertes más estúpidas que han tenido lugar. ¡Abrochaos los cinturones! O… a lo mejor no, nunca se sabe.

Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post.

¡Las 7 formas más estúpidas de matarte a ti mismo! 1

1. Llevar un pañuelo demasiado largo

En 1920, la bailarina Isadora Duncan era una mujer de belleza deslumbrante, dotada por un cuello largo y esbelto. Le gustaba mucho llevar pañuelos largos y sueltos y hacer viajes por el campo francés. Desafortunadamente, esa combinación resultó ser fatal: durante uno de los viajes, estando sentada en el asiento de atrás, su largo pañuelo se enredó en la rueda trasera del coche. Os vamos a omitir los detalles, pero fue el último viaje que realizó en su vida. En cambio podemos daros un consejo de evitar los paños excesivamente largos y los descapotables u otras máquinas rotativas.

2. Comer demasiado pudding

El rey Adolfo Federico de Suecia llevó el pecado de glotonería a totalmente un nivel desconocido hasta aquel entonces. El 12 de febrero de 1771 el rey se sentó para el papeo real y… nunca se levantó. Después de una comida digna de un monarca, compuesta por bogavantes, caviar y champán, decidió darle el toque final con algo dulce. Literalmente. Adolfo logró consumir 14 boles de Semla, un pastel de crema servido con leche caliente, antes de que su sistema digestivo fallara. Un toque poco digno, sin embargo.

2. Comer demasiado pudding

3. Escuchar música demasiado alto

¡CUIDADO, UN HELICÓPTERO SE VA A ESTRELLAR! Isaiah Otieno a lo mejor habría podido oír el grito o los sonidos terroríficos de un helicóptero fuera de control pero… si no tuviera los auriculares puestos.Otieno iba paseando por la Columbia Británica para mandar una carta por correo cuando el escalofriante accidente ocurrió. Desgraciadamente fallecieron los pilotos y también los peatones… A veces vale la pena mantener los ojos y los oídos abiertos.

4. Muerte irónica: El propietario de Segway Inc. muere en un Segway

Podéis llamarlo una casualidad, o simplemente estupidez. James W. Heselden se había hecho poco antes propietario de la compañía Segway - sabéis, esas molestas máquinas a dos ruedas cuyo propósito era dominar el mundo pero terminó siendo herramienta para carteros y guardias de seguridad de supermercados. A lo mejor su propósito era hacer el viaje de la victoria, pero desgraciadamente Heselden dirigió su Segway hacia un acantilado cerca de su casa en Inglaterra. Como dice el proverbio: quien a Segway mata a Segway muere.

5. Jugar a demasiados videojuegos

La última cosa que vio...

Decir que Lee Seung Seop estaba adicto a los videojuegos es un pequeño eufemismo - dejó su trabajo para dedicar todo su tiempo a jugar. En Agosto de 2005 empezó una maratón en un coffeeshop local de Corea del Sur. Después de 50 horas seguidas de partida, con pausas únicamente para una siesta o para ir al váter, falleció de deshidratación y un ataque cardíaco. Fin del juego.

6. Saltar de la torre Eiffel en un traje de paracaídas en fase de desarrollo

Frantz Reichel, un sastre francés, estaba obsesionado con la idea de crear un paracaídas que se podía vestir para pilotos que pudieran estar en peligro. Se llamó a sí mismo El Sastre Volador y organizó una prueba de su invento en la cumbre de la torre Eiffel el 4 de febrero de 1912, prometiendo utilizar un muñeco para el test. Resultó que el muñeco fue él mismo y los observadores miraron como se desplomaba, como un muñeco. Gracias a Youtube, su prueba ha sobrevivido la prueba del tiempo.

7. Coito y sobredosis de la pastilla azul

Este chaval ha sido estúpido en un sentido más allá de la comprensión humana. Dos chicas se apostaron con Sergey Tuganov de 28 años por 3000 $ que no podría pasar un día entero con ellas en la cama. Para probar que no tenían razón, el ruso se tomó todo un bote de viagra y empezó su labor. Doce horas después ganó la apuesta… pero murió de un ataque de corazón.

Fuente:Starstock/Giphy6. Saltar de la torre Eiffel en un traje de paracaídas en fase de desarrollo
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Novia falleció antes de la boda. Tras 7 días, el novio encontró foto que ella olvidó borrar
Síguenos