Increíble!

Publicado 2016-02-11
0 Comentario

Personas que han vivido una experiencia cercana a la muerte revelan cómo de verdad es morirse.

Chris Spruill

“A la edad de 33 años tuve un choque anafiláctico y mi corazón y los pulmones dejaron de trabajar de manera estable y varias veces perdí la consciencia mientras los paramédicos intentaron mantenerme lo suficientemente estable para el transporte médico. Me llevaron al hospital (perdí la consciencia otras dos veces por lo menos), donde me pusieron un respirador para que respirara por mi durante ocho horas y los médicos dieron poca esperanza a mi familia.

Recuerdo… ¡NADA! Tengo un espacio permanente (y van ya casi 20 años) totalmente blanco en mi memoria que dura 36 horas (desde el ataque una tarde de domingo hasta el martes por la manaña). No tengo recuerdos de luces blancas, felicidad o bendición o cualquier cosa. No vi a los miembros de mi familia esperarme “a la otra orilla”. Según los médicos, estaba despierta durante casi el lunes entero en el hospital, pero no tengo absolutamente ningún recuerdo. Lo único que puedo decir es que me deprimo cada vez más con cada año que pasa desde el suceso. Desde mi punto de vista, la muerte es muy insignificante y no se siente nada”.

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Personas que experimentaron la muerte clínica volvieron para contarnos lo que vieron
Síguenos