Comida

Publicado 2016-02-12
0 Comentario

9 motivos por qué la comida es literalmente 100 veces mejor que el amor

Me he dedicado plenamente a mi relación con la comida durante toda mi vida y puedo juraros con tranquilidad que es la única relación que no me ha defraudado. Durante los años de mi vida, la gente venía y se iba, a menudo dejando un espacio vacío detrás. En cambio la comida siempre ha estado allí conmigo e incluso lograba llenar el vacío de otras personas.

La comida es mejor que el amor (¿o es que la comida ES amor?). Sea lo que sea, resulta imposible negar que, cuando hay que comparar el amor por la comida o la relación con un hombre o una mujer, la comida tiene algunas ventajas…

No se arregla noches poco emocionantes con salsa de barbacoa


¿Has tenido un noche… digamos, no muy interesante ni avivada con tu pareja? ¡A quien no le ha pasado! Pues e aquí una de las ventajas de la comida. Si no es al cien por cien agradable, la puedes bañar felizmente en una salsa y sabe como la comida de los dioses. ¡Intenta hacer lo mismo con tu pareja! ¡A ver si te atreves!

Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post

Tu comida lo le escribirá mensajes a otros chicos a tus espaldas


De la amistad se ha dicho muchísimas palabras. Se la ha valorado de una manera incomparable con otras virtudes. Pero el fallo principal ha sido decir que se trata de la amistad de las personas con las personas. Nunca nadie ha dicho una palabra sobre la amistad del ser humano con su comida. ¿Y qué? ¿Es porque sea peor?

Seguro que también os ha pasado. Ese momento, cuando tu mejor amiga está chateando con ese guapetón a la que tú le tienes tantas ganas. Y finalmente se lo lleva ella. ¡Qué descarado! ¡Pues, mira! Ese chocolate que te estás tomando no te va a hacer eso nunca jamás. Y ese es el motivo, por qué la amistad con la comida compensa más.

Nutella SIEMPRE da en el diez


¿Y qué me dices de todo ese sinfín de situaciones, donde esperabas que tu pareja comprendiera lo que quieres que haga? Seguro que eso es una decepción. Pues con Nutella no te va a pasar. Nutella no necesita que le digas lo que tiene que hacer. Nutella lo sabe y lo hace.

Ningún hot-dog requiere que le digas que es el más grande que has visto


El hot-dog siempre está seguro de sí mismo y confía en su longitud, perímetro, sabor y su función, o sea de llenarte de él. Eso no necesariamente tiene que pasar con tu pareja, ¿a que sí? Y otra ventaja del hot-dog: no se siente amenazado si de repente de entra la gana de añadir a tu juego una ración de papas fritas.

Si no estás satisfecho con tu amante, siempre puedes cambiarlo por el que quieres


En una relación tienes que apretar los dientes aprender a aguantar todas esas cosas que no necesariamente te gustan. Y en un restaurante no es así. Si el camarero te trae un plato que no cumple los estándares que te has propuesto, lo puedes enviar de vuelta y decir que te traigan lo que TÚ quieres.

La comida no quiere que hables sucio


La comida no tiene ningún placer de oírte hablar sucio, pero al mismo tiempo no le importa que lo hagas. Incluso si te pilla in flagranti, cuando de repente estás diciendo cosas que no deberías decir, la comida nunca jamás te va a juzgar por hacerlo. En cambio, con tu pareja no tiene que ser exactamente lo mismo.

La pizza nunca te dirá que es demasiado pronto para decir “te quiero”


Una de las peores frases, al lado de “seamos amigos”. Cuando tú ya sabes que esto es más serio y la otra persona te planta ahí donde estás diciendo esas palabras. La pizza nunca va a pensar que te estás acercando demasiado rápido y no tiene ningún interés por jugar jueguitos. La pizza entiende que sientes un vínculo por ella y no le tiene miedo.

Nadie te va a juzgar por poner “food porn” en Google


Te han entrado esas ganas de ver cosas que no deberías ver en público. Sacas tu móvil, o el portátil, abres el buscador y pones lo primero que te viene a la cabeza para saciar esa necesidad que te invade el cuerpo. Escribes despacio “food porn”. ¿Y qué? No tienes miedo de que alguien vea tu pantalla detrás de tu brazo. Puedes mirar a gusto. ¡Ah! Y no tienes que limpiar el historial del explorador.

No tienes que fingir con la comida


¡Piénsalo! Si la comida no puede satisfacerte como lo deseas, eso está bien. No tienes que fingir que es lo contrario y decir que te a gustado si notas que esto no te ha dado lo que esperabas. ¡Y aún más! No tienes que dar explicaciones por qué en secreto estás comiéndote dos barras de chocolate si hace unos instantes decías que estabas llena.

Fuente: Giphy

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

El San Valentín y cómo lo pasará cada signo zodiacal
Síguenos