Cotilleos

Publicado 2016-02-12
0 Comentario

Famosos que invirtieron dinero... y perdieron millones

Si te parece que eres la única persona en el mundo que tira la casa por la ventana aunque sabe muy bien que no puede permitirse el lujo de hacerlo, probablemente no sabes cuán equivocado estas. Vivir por encima de las posibilidades materiales de uno es algo que comparten muchísimas personas en todo el planeta. Y entre ellas, podemos incluir también a los famosos.

Podría parecer que las fortunas que gana la gente conocida son suficientes para asegurarles bienestar hasta el último de sus días. Sin embargo, cobrar millones en cuestión de semanas o meses a menudo lleva a grandes gastos y extravagancias. Todos sabemos que el dinero ayuda a sentirse libres, y sentirse libres aumenta la creatividad... que parece no tener límites cuando disponemos de cuotas millonarias.  Estos son los famosos que invirtieron su dinero en algo y salieron perdiendo.

Bono

El líder de la famosa banda de rock, U2, es una de las personas más conocidas del mundo. Vendió 170 millones de álbumes y ganó un montón de Premios Grammy. Sin embargo, todo esto no significa que se le dan bien los negocios. En 2004 Bono invirtió mucho dinero en una sociedad llamada Elevation Partners: la peor de sus decisiones era gastar en compra de acciones de la corporación Palm Inc., especializado en la producción de teléfonos móviles y elementos de programación. Cuando la empresa perdió en contra de tales gigantes como la marca Apple, Bono terminó perdiendo 140 millones de dólares.

Kim Basinger

La talentosa actriz sin duda alguna es una de las figuras más simbólicas para el cine moderno, aunque no tiene mucha suerte a la hora de invertir su dinero. Estando en la cumbre de la fama, en 1988 la actriz adquirió una ciudad de Braselton en el estado de Georgia, por 20 millones de dólares. Su fin consistía en convertir la localidad en una atracción turística, donde podría organizarse un festival de cine. Asimismo, en Braselton se iba a levantar un estudio de películas. El plan de Basinger nunca pudo realizarse: la actriz terminó vendiendo la ciudad ya al cabo de un año, por un solo millón de dólares.

Jay Z

El emprendedor marido de Beyoncé es uno de los raperos más exitosos de la historia. Sus álbumes de estudio se vendieron en miles de millones de ejemplares, y sus obras adelantan a otros representantes del género musical del que se ocupa. Los únicos músicos que pueden compararse con él son Kanye West y Eminem. Además, Jay Z no sólo es un exitoso músico, sino también un genial hombre de negocios y empresario: se estima que su caudal asciende a 550 millones de dólares. Eso sí: no todas sus inversiones resultaron funcionar bien. En 2007 el rapero intentó abrir una cadena de hoteles lujosos, “J Hotels”: compró un inmueble en Manhattan, pero, debido a la crisis del 2008 sus socios se negaron a participar en el proyecto.

Nicolas Cage

Teniendo en cuenta que el carismático actor proveniente del clan de los Coppola durante toda su carrera profesional logró ganar más de 150 millones de dólares, puede resultar difícil de creer que se haya declarado en bancarrota. ¿Cómo pudo pasar algo así? La respuesta es simple: el actor despilfarraba cuotas enormes de dinero comprando casas, castillos, coches lujosos y yates, pero también pagando sumas astronómicas por tales adquisiciones, como por ejemplo: cráneo de un dinosaurio, o dos cobras-albinos. Además, en el año 2009 la autoridad fiscal de Estados Unidos se dio cuenta de que Cage no pagaba impuestos: de inmediato tuvo que saldar la deuda de 6.5 millones de dólares.

Mike Tyson

Durante su carrera de 20 años, uno de los boxeadores más reconocidos del planeta ha ganado 400 millones de dólares. No obstante, incluso este dinero resultó insuficiente en comparación con sus necesidades. “Iron Mike” gastó una verdadera fortuna en palacios, vehículos de lujo, tigres y regalos costosos para todos sus amigos y seres queridos. Desde luego, se metió en graves problemas financieros por culpa de escándalos, aventuras con vicios y conflictos legales. Todo esto, le ha llevado a la bancarrota en 2003.

Michael Jackson

Al legendario Rey del Pop le encantaba vivir a lo grande. Aunque durante todos los años de su carrera su fortuna llegó a cobrar dimensiones inimaginables, a finales de su vida Michael tuvo que enfrentarse a serios problemas de dinero. A pesar de que su mansión, Neverland, estaba llena de muebles y obras de artes únicas, Jackson no tenía control sobre sus propias finanzas. Además, era propietario de su propio equipo de bomberos, helicóptero y un zoológico. Para pagar las deudas, en el año 2009 decidió volver a dar conciertos... Desafortunadamente, todos sabemos cómo terminó su historia.

Charlie Sheen

El ejemplo de Charlie es una muestra patente de una persona famosa que, durante un lapso de tiempo relativamente corto, gozó del dulce sabor del éxito y, poco después, experimentó un fracaso en sus propias carnes. Sheen era uno de los actores de televisión mejor pagados: ¡en sus mejores épocas ganaba 1.25 millones de dólares por cada uno de los capítulos de la serie “Dos hombres y medio”! Lo que le hizo perder dinero -y apoyo de la familia- era su inclinación hacia las juergas y los vicios. Al fin y al cabo, las siguientes esposas del actor se separaban de él, y las producciones en las que aparecía perdían patrocinadores.

Fuente: Giphy

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Elon Musk nombra a su bebé "X Æ A-12" y no es el único famoso con gustos extraordinarios...
Síguenos