Increíble!Controversial

Publicado 2016-02-16
0 Comentario

La verdadera y escalofriante realidad existente detrás de “Las Colinas tienen Ojos”

ADVERTENCIA: Si eres de las personas a las que le gustan la películas e historias de miedo, te recomendamos que leas el artículo, porque merece la pena, pero también advertimos de que el contenido puede ser algo exacerbado y consternado, afectando posiblemente a tu sensibilidad.

Seguramente hayan visto alguna vez la famosa película de Wes Craven Las Colinas Tienen Ojos (The Hills Have Eyes, 1977), y aunque no hayan visto esa misma, quizás sí alguna de las posteriores secuelas y “remakes”.

En la película se puede apreciar el escalofriante y desagradable transcurrir de un grupo de caníbales deformes, los cuales no conservan ni una pizca de tacto por la humanidad, y se dedican a sobrevivir mediante la persecución y realización de todo tipo de actos macabros a los viajeros que tenían la mala fortuna de pasar cerca de ellos.

Pero todo lo que aparece en la mítica película gira en torno a la realidad.

Sawney Beane nació en el seno de una familia granjera de las afueras de Edimburgo, y siempre estaba acompañado por su mujer, con la que abandonó el hogar siendo muy joven e intentó trasladarse hacia el otro lado del país. Pero en el transcurrir de su viaje, decidieron refugiarse en una caverna. Finalmente, ésta les sirvió como hogar para los siguientes veinticinco años.

Ahora viene lo mejor…¿quieres seguir leyendo? Pues haz click en “Siguiente página” para seguir viendo el resto del contenido.

Al principio, sobrevivían gracias a las pertenencias que robaban a algunos viajeros que asaltaban y asesinaban. Cuando sus necesidades se volvieron mucho más exigentes, comenzaron a tener hijos, volviéndose la situación cada vez más salvaje. La endogamia se convirtió en una práctica habitual en la caverna, entre hermanos, padres e hijas, madres e hijos...procreando así nuevos vástagos.

Al crecer la familia, la necesidad de comida iba en aumento, así que, esta vez, transportaban los cadáveres saqueados de los viajeros dentro de la caverna, donde eran conservados en vinagre y, posteriormente, devorados.

La verdadera y escalofriante realidad existente detrás de “Las Colinas tienen Ojos” 4

Fue así como se aficionaron a la carne humana. Sawney Beane y su mujer trajeron al mundo ocho hijos y seis hijas, pero, a su vez, las relaciones endogámicas dieron vida a 18 nietos y 14 nietas.

Finalmente, Beane se convirtió en el cabecilla de un clan de 48 personas, todos descendientes suyos, quienes habían sido criados alejados de toda civilización, sin visitar jamás ninguna ciudad o algún pueblo. En definitiva, crecieron con la moral y costumbres que les habían inculcado Sawney y su mujer, una pareja invadida por horripilantes pensamientos y sensaciones.

Durante esos 25 años, fueron desapareciendo muchos viajeros en las extensiones rocosas de Galloway. Lo único que se encontraba de todos los desaparecidos eran algunos restos, partes de los cuerpos que eran halladas ocasionalmente en la costa, algunos despojos que los Beane no solían consumir y, por lo tanto, arrojaban al mar. Fue entonces cuando comenzaron a plantearse diferentes teorías, algunas de ellas descabelladas, como los demonios u hombres lobo que habitaban en aquellos terrenos. Otra era que los viajeros podrían estar siendo atacados por una manada de lobos, pero no duró demasiado debido a que no siempre desaparecían personas que iban solas, sino también grupos de cuatro, cinco e incluso seis personas. Los Beane eran muy meticulosos, y siempre aseguraban sus vías de escape a la vez que no dejaban a nadie con vida.

Posteriormente, surgió otra hipótesis, algún posadero debía ejecutarlos mientras dormían y enterrarlos en un sitio aislado para no ser descubierto. Esto logró ocasionar muchos juicios a inocentes que, según la tradición de la época, eran torturados hasta que se les sacaba una confesión de culpabilidad y eran ejecutados. Muchos propietarios de posadas tuvieron que abandonar su trabajo por miedo a ser los siguientes. Como resultado, la zona se volvió aún más desértica y el tránsito de viajeros descendió. Un día, un grupo de treinta personas regresaba a casa después de pasar el día fuera, cuando escucharon unos gritos en las proximidades. 

Al acercarse al lugar, se encontraron a un hombre que trataba de defenderse con una pistola de una banda de atacantes de aspecto salvaje. Cerca del hombre, estaba su esposa, muerta, abierta en canal, mientras algunos de los atacantes separaban sus partes y las ingerían. Las propias mujeres del clan la habían degollado y bebían su sangre. El hombre, con temor de correr el mismo destino, se defendió desesperadamente con su pistola y su espada contra un grupo de treinta hombres caníbales. Los viajeros no podían creer que lo veían, y el clan de los Beane salieron corriendo hacia las colinas de nuevo. Fue cuando salieron las pruebas de las misteriosas desapariciones.

La verdadera y escalofriante realidad existente detrás de “Las Colinas tienen Ojos” 8

La persona que aportó el testimonio sobre lo ocurrido fue el marido que sobrevivió al ataque. La historia llegó a oídos del rey James I de Inglaterra, el cual decidió tomar medidas drásticas. Envió a 400 soldados acompañados de perros de caza a la zona. Cuando los perros hallaron la entrada de la caverna, el olor a carne podrida les facilitó la búsqueda. Los soldados penetraron en la cueva siguiendo un pasadizo en forma de zig-zag hasta llegar al hogar de los Beane. Allí encontraron a 48 personas: Sawney Beane y su mujer, sus ochos hijos, seis hijas, dieciocho nietos y catorce nietas. La imagen fue bastante desagradable, pues el lugar estaba lleno de cabezas cercenadas, brazos, piernas y demás miembros, amontonados unos sobre otros. Algunos trozos incluso habían sido salados, con el fin de conservarlos para los siguientes meses.

La verdadera y escalofriante realidad existente detrás de “Las Colinas tienen Ojos” 9

Al ser descubiertos, el rey los calificó como bestias salvajes no merecedoras de juicio alguno. Tanto Sawney Beane como los 26 hombres del clan fueron humillados en público mediante su propia medicina. Todo el proceso fue contemplado por las mujeres del clan, a quienes les esperaba la hoguera. Acabaron quemadas vivas en un gran acto público. Toda la historia sobre los crímenes del clan de caníbales de Alexander Sawney Bean apareció por primera vez en “The Newgate Calendar”, el cual era un libro donde se publicaban las transgresiones de criminales y su respectivo castigo. El libro fue publicado entre 1740 y 1850, y era normal encontrarlo en hogares para ser leídos a niños y jóvenes, ya que se creía que inculcaba buenas costumbres a través del miedo. Aunque son muchas las personas que aseguran que la historia es real, otros la han clasificado como una leyenda más.

Fuente:YouTube

La verdadera y escalofriante realidad existente detrás de “Las Colinas tienen Ojos” 10

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Cameron Boyce y Brenna D’Amico: el bello amor más allá de las pantallas
Síguenos