Increíble!Controversial

Publicado 2016-02-17
0 Comentario

¿Crees en las posesiones demoníacas? Tranquilo, tal vez sólo se trate de “demoniomanía”

En numerosas culturas, durante siglos anteriores, a las situaciones y comportamientos de muchas personas se las consideró como señales de posesión demoníaca, sin embargo, gracias al desarrollo de la psicología y la psiquiatría a partir del siglo XIX, se pudieron reducir numerosos casos clínicos por ser provocadas por concretas patologías mentales. En algunas religiones, como el catolicismo, se han ido actualizando los manuales y procedimientos de exorcismo a raíz de todos esos avances en el campo de la mente, los cuales han demostrado además que podría tratarse de una enfermedad.

Si una persona comienza a escuchar voces que le ordenan hacer cosas contra su voluntad, tiene convulsiones y accesos de violencia, siente que su cuerpo está siendo controlado por uno o más demonios, sensación de ahogo y de estar quemando por dentro, alucinaciones y visiones de seres que no son de este mundo, podría estar, efectivamente, poseído por un espíritu maligno, pero también podría estar sufriendo episodios psicóticos, ser esquizofrénico, o ser un demoniomaníaco.

La demoniomanía es un trastorno disociativo en el que el paciente cree estar poseído o asediado por demonios, o poseído por una divinidad, y en la clasificación de la OMS (Organización Mundial de la Salud), se incluye en los llamados trastornos de trance o posesión y los de identidad múltiple. También se le menciona como “demoniopatía”. Las posesiones empezaron a estudiarse desde una perspectiva médica a finales del siglo XVIII, aunque los mayores avances se produjeron en el siguiente siglo, cuando se comenzó a utilizar la hipnosis para curar algunas posesiones.

Ahora viene lo mejor...si quieres seguir leyendo, haz click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

Uno de esos casos fue descrito por Pierre Janet sobre un individuo denominado “Aquiles”, que en 1890 creyó estar poseído por el demonio y fue curado a través de un tratamiento con hipnosis. El primer médico en vincular las posesiones demoníacas con algunos síntomas de la histeria fue el neurólogo francés Jean-Martin Charcot (1825-1893), maestro y una de las grandes influencias de Sigmund Freud.

No obstante, la creencia en la autenticidad de las posesiones demoníacas o divinas, como en las religiones de raíz yoruba, el vudú o la santería cubana, donde los dioses bajan y poseen a los participantes en los rituales, sigue estando muy viva en la humanidad, y son más los casos que van a manos de sacerdotes o chamanes que los que terminan en un consultorio médico.

El maestro en Psicología Carlos David Carrillo Trujillo, coordinador del Departamento de Vinculación e integrante del cuerpo académico de Psicología Social de la Facultad de Psicología de la Uady en Yucatán, México, reveló que no es frecuente recibir pacientes con ideas de posesión diabólica. “La mayoría de las personas que interpretan estar poseídas acudirán a la religión antes que a una ayuda psicológica”. No obstante, cuando se presenta un caso de este tipo, lo primero es entender que la psicología no busca saber las posesiones existen o no, ya que eso es tema para la religión.

“En muchos casos, las personas sienten que no tienen el control de lo que les sucede, padecen alucinaciones, ideas obsesivas y conductas compulsivas. Por eso, primero hay que evaluarla con la intención de descartar que no se trata de algún brote psicótico, histeria, personalidad múltiple, esquizofrenia o alguna otra enfermedad mental”, explica.

Además, añade que la posesión demoníaca, aunque es reconocida como un diagnóstico psiquiátrico comúnmente llamado “demonopatía” o “demoniomanía”, que se describe como la creencia de estar poseído por una entidad demoníaca, no es una causa común para acudir al psicólogo. Una vez que se ha descartado el diagnóstico médico-psiquiátrico, y si se establece que las ideas de ser poseído son cuestiones de fe o de sus creencias, puede haber un tratamiento terapéutico. “Lo primero es trabajar para que vuelva a tener control sobre sus impulsos, emociones y conductas”, confirma.

Aunque, si a todos estos síntomas mencionados anteriormente, les sumamos la levitación y otros actos físicos imposibles, y cuentas con testigos, quizás la pregunta que haya que plantear sea otra: ¿Crees en la demoniomanía? Tranquilo, tal vez estés poseído. De un modo u otro, hay personas que aún sigue practicando exorcismos, como el padre Gabriele Amorth, uno de los más famosos del mundo. Si te interesa todo este tema, te invitamos a que leas nuestro artículo: El exorcista más famosos del mundo: Gabriele Amorth.

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Una adolescente de Perú fue trasladada al hospital después que un demonio la poseyera al usar una aplicación de Ouija de su Smartphone
Síguenos