0 Comentario

El padre deja a su hijo en el bosque para convertirlo en un “hombre”. Cuando el hijo se despierta, no se puede creer en lo que ve detrás suya.

A veces el conocimiento y la sabiduría vienen desde lugares muy extraños. Esta verdad la comprobó un hijo que tuvo que pasar por una situación excepcional y horrorosa. Su padre decidió llevarle al bosque para hacer de él un hombre. El objetivo: que su hijo pasara una noche entera sólo en el bosque.

¿Parece aterrador? Puede ser, pero en la civilizaciones antiguas y en las tribus indígenas este tipo de procesos de iniciación se daba muy a menudo, y hoy en día también existe. Y era (¡y es!) un proceso absolutamente obligatorio para cada chico que quería convertirse en hombre. Desde los tiempos antiguos se creía que el hombre, para saber que es un hombre, tiene que aprenderlo de sus mayores, quienes ya son hombres, y tiene que comprobar su fuerza en una tarea dedicada sólo a él. Si lo conseguía, volvía a su tribu y a su familia, pero ya no era el mismo. Desde entonces era ya un hombre.

 El padre deja a su hijo en el bosque para convertirlo en un “hombre”. Cuando el hijo se despierta, no se puede creer en lo que ve detrás suya. 1

El padre de nuestra historia se propuso el mismo objetivo: hacer de su hijo un hombre adulto. Le venda los ojos y le explica qué es lo que tiene que hacer:

- Tiene que permanecer sentado en el tocón de árbol toda la noche.

- No puede quitarse la venda de los ojos hasta que llegue el amanecer.

- No puede gritar y pedir ayuda a nadie.

- No puede contarle esto a otros chicos porque “cada chaval tiene que entrar en la vida adulta por su propio camino”

Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post

 El padre deja a su hijo en el bosque para convertirlo en un “hombre”. Cuando el hijo se despierta, no se puede creer en lo que ve detrás suya. 2

Cuando llegó el momento, los dos, padre e hijo, salieron de casa ante la mirada desconcertada de la madre. El sol se estaba poniendo, la tarde se hacía fría y temblores de miedo le entraron al hijo. No podía creer que su padre pudiera hacerle algo así: dejarle solo y con los ojos cubiertos en medio de un bosque.

Los dos anduvieron largo rato, pero finalmente llegaron a su destino. Su padre le tapó los ojos, le guió despacio hacia el tronco y lo sentó allí. La oscuridad cubrió al hijo por completo, oyó los pasos de su padre que se alejaban y lo único en lo que podía pensar eran todos esos peligros que le podían esperar en el bosque.

El tiempo pasaba, sus sentidos alarmados, buscaba oír lo que pasaba a su alrededor. Muchas veces se planteó huir de allí. Pensaba en el porqué de todo esto, ¿por qué su padre le había dejado sólo? ¿Quería su muerte? Pero finalmente le hizo caso. Creyó en él y que en que por algo lo había hecho.

Oyó el crujir de las hojas y las ramitas en el suelo. Algo se acercaba. Algo… ¡grande! Lo podía notar claramente. Podía ser un depredador, podía ser un ser humano… ¿gritar?, pensó. Con los restos de obediencia a su padre, mantuvo el silencio. De repente, el crujir cesó. Otra vez no podía oír nada aparte de su respiración nerviosa y el rápido latir de su corazón.

Finalmente, el agotamiento le hizo rendirse al sueño. Cuando llegó la mañana y los primeros rayos de sol cortaron la infinita oscuridad que le rodeaba, se despertó y se dijo para sus adentros: “he cumplido con lo que me ha dicho mi padre” y se quitó la venda. Nada más ajustarse su vista a la luz del día, vio un figura a su lado. No se pudo creer lo que vio. Se quedó atónito.

Si quieres saber qué vio el hijo al llegar el amanecer, sigue leyendo esta impresionante historia.

 El padre deja a su hijo en el bosque para convertirlo en un “hombre”. Cuando el hijo se despierta, no se puede creer en lo que ve detrás suya. 5

La figura que vio… ¡fue la de su padre! Estuvo allí con él durante toda la noche, vigilando que nada malo le pasara. No podía creerlo. Un sinfín de veces pensó en que su padre no le quería y le había obligado a hacer una tarea estúpida. Que le había dejado sólo. Y estaba allí todo el tiempo, junto a él, sin dormir, cuidando de su hijo.

“Ahora eres un hombre. Estoy orgulloso de ti”. Estas fueron las primeras palabras de su padre.

 El padre deja a su hijo en el bosque para convertirlo en un “hombre”. Cuando el hijo se despierta, no se puede creer en lo que ve detrás suya. 6

En todos los procesos de iniciación, de entrar en la vida adulta, los chicos eran sometidos a tareas especiales. No siempre era pasar la noche a solas, a veces era cazar, conseguir algo, etc. En cambio siempre era un reto contra los poderes de la naturaleza. Y el truco consistía en hacer pensar al primogénito que estaba sólo, pero en realidad, los hombres de todas las tribus protegían al joven y aseguraban discretamente su seguridad tanto, como era posible. Una vez realizada la tarea, el joven sabía, que tenía todo lo que necesitaba para hacer frente a los peligros del Mundo. Estaba listo.

Además, el padre comenta a los que creen que : “Nosotros tampoco estamos solos. Incluso si no lo sabemos, Dios está cuidando de nosotros. Nos mira sentados en el tocón y no permite que nos pase algo grave. Por eso, cuando vienen las dificultades, lo único que hay que hacer es dirigirnos a Él.”

 El padre deja a su hijo en el bosque para convertirlo en un “hombre”. Cuando el hijo se despierta, no se puede creer en lo que ve detrás suya. 8

Esta lección por parte de un padre es el testimonio perfecto del amor de Dios a sus hijos y de la experiencia que tiene que pasar CADA chico, para entrar en el mundo de los hombres. No hay excepciones.

“Porque nos guiamos por la fé, no por la vista” conclude el padre.

Si te ha gustado el artículo, compártelo con los demás. Si no… te has quitado la venda antes de llegar el amanecer.

Fuente: Giphy/Imgur

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Un padre que se disfrazó de mujer para que su hijo no se sintiese excluido
Síguenos