Increíble!Controversial

Publicado 2016-02-24
0 Comentario

7 ATERRADORAS historias sobre el parálisis del sueño que no te dejarán dormir

Aproximadamente, el 8% de toda la población ha experimentado el inolvidable y aterrador fenómeno de parálisis de sueño. El número puede parecer peligrosamente alto, pero eso significa que la experiencia la han vivido sólo unos 592 millones de personas. No es gran cosa, ¿no?

La experiencia de estar en un sueño (o mejor dicho, una pesadilla), pero a su vez estar despierto y no poder moverse, llorar, o incluso gemir es una de las cosas más espantosas que el ser humano tiene que aguantar.

7 ATERRADORAS historias sobre el parálisis del sueño que no te dejarán dormir 1

Imagínate ser prisionero de tu propio cuerpo. Entonces empieza a entrar el pánico porque notas una presencia, algo o alguien, en el dormitorio. Sin embargo, no tienes ni idea qué puede ser. Al poco rato se acerca, lo puedes sentir, o incluso se asoma y te mira a los ojos. ¿Qué haces?

Cuando finalmente recuperas el control de tu cuerpo, sientes como si chocaras contra la tierra a gran velocidad. El parálisis de sueño es un fenómeno de gran interés porque no se ha podido investigar el tema profundamente. Sigue siendo un misterio incluso para los maestros de la psicología, pero hemos puesto la red boca abajo para encontrar algunos datos que ayudan a entender, aunque vagamente, el tema del parálisis.

Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post

7 ATERRADORAS historias sobre el parálisis del sueño que no te dejarán dormir 3

El parálisis del sueño y los sueños lúcidos ocurren en la misma fase


Ambas experiencias ocurren cuando estás durmiendo, exactamente en una de las dos fases de sueño. Se llama REM (Rapid Eye Movement) y es donde se general los sueños en general.

Ahora bien… ¿cuál es la diferencia entre las dos cosas? Entre otras varias, la diferencia más notable es que el sueño lúcido es una experiencia de ser consciente en tu sueño. Eso significa que puedes crear toda la realidad a tu antojo, mientras en realidad estás durmiendo. En cambio el parálisis del sueño es estar despierto, pero sin la posibilidad de moverse, y experimentar sucesos que en realidad puedes percibir con tus sentidos.

El parálisis del sueño puede ser bueno


Por muy controvertido que parezca, siempre hay un lado bueno en todo. Este también es el caso. Mientras duermes, el cerebro “desactiva” tu cuerpo durante la fase REM. ¿Para qué? Esto impide que puedas moverte durante el sueño para evitar posibles daños que te pudieras hacer a ti mismo y a tu entorno.

El problema del parálisis del sueño es que tu cuerpo se ha despertado antes del cerebro y este último todavía no ha cortado la proyección de sueños y no ha recuperado el control de tus miembros.

Los científicos distinguen tres grupos de parálisis del sueño


Esos tres son:

El intruso: Es sentir la presencia de algo o alguien, sientes miedo, tienes alucinaciones visuales y auriculares.

Íncubo: Sientes presión en el pecho, tienes dificultades con la respiración, sientes dolor.

Experiencias corporales extrañas: Puede incluir volar y flotar, e incluso experiencias fuera del cuerpo.

La culpable puede ser la posición


Si te preocupa este tema, es mejor que evites a toda costa dormir sobre la espalda. Según los estudios, si duermes boca arriba eres 5 veces más susceptible a tener una experiencia de parálisis del sueño. También, un estudio de 2004 llegó a la conclusión que el 40,9% de las personas que dormían en el lado izquierdo tenían pesadillas, mientras que sólo a un 14,9% de las personas que dormían en el lado derecho les pasaba lo mismo. Interesante.

Existe un fenómeno exactamente opuesto


Este fenómeno consiste en que, mientras permaneces dormido, tu cuerpo puede actuar por su propia cuenta. Puede incluso andar, lo que supone un riesgo porque puedes hacerte daño. Este fenómeno seguro que lo conoces perfectamente (por lo menos de oídas). Se llama: lunatismo.

El intruso del parálisis del sueño es tan común que la gente lo llama demonio


Una de las experiencias cuenta: “Sólo lo he experimentado tres veces, pero la primera ha sido la peor. Nunca tuve un encuentro visual. Sin embargo, cuando pasó estaba tumbado en el lado izquierdo y empecé a sentir presión en el pecho. Cuando me di cuenta que estaba paralizado, me entró el pánico. Al rato algo se acercó y me susurró al oído “he venido para desearte buenas noches”. Fue entonces cuando noté que algo me empujaba hacia el borde de la cama.”

Buenas noches.

Lo más alegre de todo: SÍ te despertarás


Recuerda simplemente que la experiencia no va a durar para siempre. Al rato, el cerebro también se despierta y recupera el control de todo el cuerpo. Y otra cosa: la experiencia no te va a hacer ningún daño real. Puedes dormir tranquilo.

O no.

Fuente: Giphy/Imgur/auntyacid

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

En esta secuencia podemos ver algo realmente increíble mientras esta chica estaba dormida
Síguenos