Cotilleos

Publicado 2016-02-25
0 Comentario

5 actores de primera liga que terminaron odiando sus papeles más famosos

Apostamos que la mayoría de vosotros no se da cuenta de la cantidad de actores que han terminado aborreciendo sus actuaciones más icónicas. Incluso trabajando en Hollywood, uno tiene que tener muchísima suerte para obtener este único papel que le haga realmente famoso y que le ayude a crear una marca propia, desarrollando su carrera profesional a más no poder.

Pero ¿cuántos de ellos, una vez ricos y famosos, terminaron odiando los papeles que les han asegurado el éxito mundial? Ninguna de estas cinco personas tiene problemas a la hora de contar su decepción relacionada con las películas que les habían hecho resaltar entre todos los demás.

5. Robert Pattinson y Edward Cullen (“Crepúsculo”)

Basándose en un montón de entrevistas realizadas con el fin de promocionar las tres adaptaciones de libros de Stephenie Meyer, se puede decir con certeza que el actor principal no veía la hora de terminar con el papel de Edward Cullen. Según él, el eterno adolescente ni siquiera era agradable.
Las chicas a menudo repiten que Edward es “taaan perfecto”, aunque no lo es. No me gustan las personas que procuran ejercer control sobre una relación, a sabiendas de que en éstas se trata de equilibrio. Esto está muy mal, y es muy raro.

4. Sean Connery y James Bond (“Los diamantes son eternos”)

Según las relaciones de The Guardian, el actor no sentía mucha simpatía hacia el personaje emblemático para el cine de Gran Bretaña. En la prensa se puede leer que cuando terminó de trabajar “Los diamantes son eternos”, Connery dio la espalda por completo al icónico Agente de Su Majestad y donó toda la remuneración recibida por su trabajo en el plató a las obras de caridad. Su actitud queda bien completada por una cita.
Siempre he odiado a este maldito James Bond. Me hubiera gustado matarlo.

3. Alec Guinness y Obi-Wan Kenobi (“Star Wars”)

Además de cuestiones de dinero, simplemente me arrepiento de haber participado en las películas. (...) Todas las partes me gustan bastante, pero trabajar en ellas no tiene que ver con la actuación (...). Siguen cambiando los diálogos -que, por cierto, son lamentables-, aunque esto no sirve de mucha ayuda (...) y yo mismo me veo viejo y pasado de moda en comparación con lo novedoso y joven.
Estas amargas palabras pertenecen a Guinness y fueron recordadas, al igual que la opinión de Sean Connery, por The Guardian.

2. Katherine Heigl y Dr. Izzie Stevens (“Grey's Anatomy”)

La actriz sentía tanto repudio hacia el argumento adscrito a su personaje en la famosa serie de televisión, que hizo borrar su nombre de la nominación a un Premio Emmy en 2008. En una declaración, según IBT, dio a conocer sus motivos.
Siento que durante esta temporada no se me haya proporcionado material digna de garantizar una nominación a un Emmy, y con el fin de mantener la integridad de la organización de la academia decidí suprimir mi nombre de la contienda. (...)

1. Kate Winslet y Rose DeWitt Bukater (“Titanic”)

Después de años de dejarse ver en la gran pantalla, la actriz británica ya no puede ni ver uno de sus primeros papeles relevantes. En una entrevista, preguntada por su actuación en el taquillazo de James Cameron, Winslet se abrió ante un periodista de CNN.
Ni siquiera puedo escuchar mi acento estadounidense. Está horrible. Por fortuna, ahora ha mejorado mucho. Esto suena muy autoindulgente, pero los actores tienden a ser muy críticos consigo mismos. Siempre paso por momentos difíciles cuando me pongo a ver cualquiera de mis previas actuaciones, pero cuando se trata de “Titanic” simplemente quiero volver a hacerlo desde el principio.
Fuente: Giphy

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las celebridades que eran las pesadillas en sus tiempos de estudiantes
Síguenos