Salud y Belleza

Publicado 2016-02-25
0 Comentario

10 Enfermedades silenciosas y mortales que debes saber

Muchas enfermedades entran en la categoría de "asesinos silenciosos". Estas enfermedades disfrazan sus señales de advertencia. Se caracterizan por síntomas sutiles que a menudo pasan desapercibidos o inadvertidos. Si pasa mucho tiempo sin tratamiento de la enfermedad, puede causar complicaciones graves o incluso la muerte. 

Hay muchas posibilidades de que las personas pueden estar viviendo con tales enfermedades peligrosas sin saberlo. Por lo tanto, es muy importante difundir el conocimiento sobre estas enfermedades. Además, debes hacerte chequeos médicos regulares con tu médico, para que los síntomas inexplicables o vagos puedan diagnosticarse temprano y posiblemente salvar tu vida.

Estas son 10 enfermedades silenciosas y mortales que debes saber:

- Diabetes

- Enfermedad de la arteria coronaria (EAC)

- Enfermedad del hígado graso

- Cáncer de colon

- Presión arterial alta

- Cáncer de piel no melanoma

- Osteoporosis


1. Presión arterial alta


1. Presión arterial alta

Una persona que sufre de presión arterial alta, también llamada hipertensión, es cuando su lectura de la presión arterial es de 140/90 mm Hg o mayor.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, alrededor de 70 millones de adultos estadounidenses, lo que significa 1 de cada 3 adultos, tienen presión arterial alta.

La presión arterial alta por lo general se asocia con el estrés, el tabaquismo, la alta ingesta de sal, la ansiedad, el consumo excesivo de alcohol, y un estilo de vida sedentario.

Otros factores que contribuyen son la obesidad, factores genéticos, el uso de píldoras anticonceptivas o medicamentos para el dolor, la enfermedad renal y la enfermedad suprarrenal.

Por lo general, la presión arterial alta no presenta síntomas perceptibles. En algunos casos, puede causar dolores de cabeza, falta de aire o sangrado por la nariz, pero estos síntomas ocurren cuando la lectura de la presión arterial es muy alta.

Si se ignoran, la presión arterial alta puede conducir a enfermedades del corazón o incluso un ataque fulminante. La única manera de identificarlo es medir regularmente tu presión arterial, ya sea por tu cuenta en casa o por un médico. Si encuentras que los números son demasiado altos, empieza a tomar medidas para controlarla.

La presión arterial se puede medir por un monitor de presión arterial, también llamado un esfigmomanómetro. Si se lee 140/90 mmHg o más, consulta a tu médico y asegúrate de tomar cualquier medicamento prescrito según las indicaciones para controlarlo.

2. Diabetes 

2. Diabetes 

La diabetes es una condición que requiere una vigilancia constante. Hay dos tipos de diabetes.

En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina.

La diabetes tipo 2 es un trastorno metabólico en el que su cuerpo no puede producir suficiente insulina o no puede usarla correctamente.

Según la Federación Internacional de Diabetes, se estima que 387 millones de personas en el mundo tienen diabetes y 1 de cada 2 personas ni siquiera saben que la tienen.

Esta es la razón por la que la diabetes se considera un asesino silencioso. Algunos síntomas comunes incluyen sed excesiva, hambre, pérdida repentina de peso, orina frecuente, cansancio, dolores de lenta curación o cortes, y visión borrosa.

La causa exacta de la diabetes no se conoce. Sin embargo, la genética, la obesidad, la mala alimentación y la falta de ejercicio parecen jugar un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad.

La diabetes no controlada puede conducir a una variedad de complicaciones graves. Estos incluyen la enfermedad cardíaca, enfermedad renal, amputación de miembros, los accidentes cerebrovasculares, y la pérdida de la visión.

Si tienes un alto riesgo de desarrollar diabetes y nota cualquiera de los síntomas comunes, obten tus niveles de glucosa en la sangre para comprobarlo. Cuando se diagnostica diabetes, el tratamiento puede incluir la toma de insulina u otros medicamentos.

Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

2. Diabetes  1

3. Enfermedad coronaria

La enfermedad arterial coronaria (EAC) es una enfermedad del corazón común causada por la acumulación de placa en las paredes de las arterias. El exceso de acumulación de placa estrecha las arterias a través del tiempo, lo que podría bloquear parcial o totalmente el flujo de sangre por todo el cuerpo. Durante un período de tiempo, la EAC también puede debilitar el músculo cardíaco, lo que lleva a una insuficiencia cardíaca.

Los principales factores de riesgo de la EAC incluyen la obesidad o el sobrepeso, antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, una mala alimentación, el tabaquismo y la falta de actividad física. 

Ya qué el EAC no causa signos y síntomas inmediatos, puede pasar desapercibido hasta que tengas un ataque al corazón. Opta por los chequeos regulares de salud para un diagnóstico oportuno. 

Come una dieta baja en sodio y grasa, evita fumar, has ejercicio regularmente y toma medicamentos después de consultar a tu médico para reducir tu riesgo de enfermedad coronaria u otras condiciones del corazón.

3. Enfermedad coronaria

4. Enfermedad del hígado graso

La enfermedad del hígado graso es una condición en la que el hígado tiene dificultad para la descomposición de las grasas, lo que provoca una acumulación en el tejido hepático. Hay dos tipos de la enfermedad del hígado graso alcohólico y la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Como su nombre indica, la enfermedad hepática alcohólica es causada por el consumo excesivo de alcohol. La causa exacta de la enfermedad no alcohólica, no se conoce todavía. 

Por lo general se da en familias. El hígado graso se describe como cuando tiene más de 10 por ciento de grasa y el funcionamiento hepática se ha producido en alguien que bebe poco o nada de alcohol. 

Durante la etapa inicial, la enfermedad de hígado graso por lo general no causa ningún síntoma perceptible, más bien la enfermedad es inofensiva en esta etapa.

Las horas extraordinarias, la grasa que se acumula en el hígado puede provocar inflamación y cicatrización. Esto conduce a una forma más grave de la enfermedad.

Puedes experimentar dolor sordo o dolor en la parte superior derecha del abdomen, así como fatiga, pérdida del apetito y una sensación general de malestar si tienes un hígado graso.

Estás en mayor riesgo de padecer esta afección si ha tenido cirugía de bypass gástrico. Otros factores de riesgo incluyen el colesterol alto, la obesidad, el síndrome de ovario poliquístico, la apnea del sueño, diabetes tipo 2, insuficiencia tiroidea y la glándula pituitaria.

Si sospechas que tienes un problema en el hígado, consulta a tu médico. Un simple análisis de sangre o una ecografía pueden ayudar a diagnosticar este problema en una etapa temprana.

4. Enfermedad del hígado graso

5. La osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad que conduce al deterioro del hueso, lo que los hace delgados y quebradizos. También es una "enfermedad silenciosa", que con frecuencia no presenta síntomas en las primeras etapas.

Por lo tanto, las primeras etapas de la osteoporosis son difíciles de detectar y diagnosticar. Además de eso, esta enfermedad puede atacar a cualquier edad.

A menudo, la primera señal es una fractura ósea dolorosa. A pocos signos de la osteoporosis son la pérdida de altura con el tiempo, el dolor de espalda, una postura encorvada y las fracturas óseas que se producen incluso debido a una caída menor.

Los factores de riesgo incluyen el sexo femenino, después de la menopausia y el ser de raza caucásica o ascendencia asiática. Otros factores de riesgo incluyen antecedentes familiares, la mala alimentación, falta de ejercicio, el tabaquismo, ciertos medicamentos, y un marco de huesos pequeños.

Si estás en riesgo de osteoporosis, consulta a tu médico acerca de tener una prueba de densidad mineral ósea. Para prevenir la osteoporosis, debes hacer ejercicio regularmente, comer alimentos saludables (especialmente calcio y vitamina D alimentos ricos), limitar el consumo de alcohol y evitar fumar.

5. La osteoporosis

6. Cáncer de colón

El cáncer de colon es también un asesino silencioso común. Es el tercer cáncer más común, con miles de personas diagnosticadas cada año.

Un tumor en el recto o colon rara vez se desarrolla durante la noche. A menudo comienza como un pequeño crecimiento conocido como un pólipo. La mayoría de estos pólipos no son cancerosos, pero cuando no son ignorados o no se tratan, algunos de ellos pueden convertirse en cancerosos después de unos años.

La temprana detección y eliminación de las células cancerosas en el colon pueden curar el cáncer en 90 por ciento de los casos. Pero la clave es tener exámenes colorrectales realizados a intervalos regulares para detectar pólipos. 

Aunque el cáncer de colon no te dará señales de alerta temprana, si notas más el estreñimiento, diarrea, sangre en las heces, gas inusual o dolor abdominal, bajo recuento de sangre, pérdida de peso inexplicable, vómitos y fatiga, hazte un chequeo sencillo hecho para abordar la causa del problema y potencialmente salvar tu vida.

6. Cáncer de colón

7. Cáncer de piel no melanoma

El cáncer de piel no melanoma se desarrolla lentamente en las capas superiores de la piel debido a la exposición excesiva a la radiación ultravioleta (UV) del sol o de fuentes de bronceado en interiores, como las camas de bronceado y las lámparas solares.

Los antecedentes familiares de este tipo de cáncer, piel pálida que se quema con facilidad, y un gran número de lunares o pecas pueden aumentar tu riesgo. Los hombres y las personas mayores de 40 años de edad están en un riesgo aún mayor. 

Por lo general, un bulto rojo o parches escamosos en la piel que no se cura, incluso después de un par de semanas es el primer signo de cáncer de piel no melanoma.

Consulta a tu médico si observas cualquier anormalidad de la piel que no haya sanado después de cuatro semanas. El especialista puede realizar una biopsia para confirmar si es canceroso.

Debes evitar la exposición excesiva a la luz ultravioleta, lámparas y cámaras bronceadoras, usa un protector solar, limita salir al sol durante las horas pico, y obten chequeos regulares de su piel para reducir el riesgo de cáncer de piel no melanoma.

7. Cáncer de piel no melanoma

8. Chagas

La enfermedad de Chagas o tripanosomiasis americana es una enfermedad parasitaria que afecta a 10 millones de personas en todo el mundo. Se produce cuando la picadura de un insecto conocido como el 'besar' que lleva el parásito Trypanosoma cruzi.

En la etapa inicial de la enfermedad, generalmente no hay síntomas a pesar de que un gran número de parásitos están circulando en la sangre.

En menos de 50 por ciento de las personas, los primeros signos visibles son una llaga (donde el parásito ha entrado en el cuerpo), hinchazón de los párpados (si el parásito ha entrado por el ojo), fiebre, fatiga, dolor del cuerpo, dolor de cabeza, inflamación de los ganglios , pérdida de apetito, náuseas y vómitos.

Cuando la enfermedad se vuelve crónica, causa problemas cardiovascular grave y gastrointestinales que pueden llevar incluso a la muerte.

Los factores que aumentan el riesgo de contraer la enfermedad de Chagas incluyen vivir en un área que tiene estos insectos mortales, como las zonas rurales de América Central, América del Sur y México y recibir una transfusión de sangre de una persona infectada.

Si tienes síntomas de la enfermedad de Chagas, consulta a tu médico. Un simple análisis de sangre puede confirmar la presencia de los insectos mortales y el tratamiento oportuno puede salvar tu vida.

8. Chagas

9. Hepatitis

La hepatitis se refiere a una condición inflamatoria del hígado y es una infección viral que afecta a miles de personas a nivel mundial. Diferentes virus hepatotropos causan diferentes tipos de esta enfermedad, incluyendo la hepatitis A, B, C, D y E. 

La hepatitis A y E son causados ​​por el consumo de alimentos contaminados o beber agua contaminada. La hepatitis B, C y D son contratados a través de transfusiones de sangre contaminada, contacto sexual y durante el parto.

La hepatitis también puede ser causada por el consumo excesivo de alcohol y enfermedades autoinmunes.

El virus puede estar presente en el cuerpo durante varios años sin causar ningún síntoma. Sin embargo, puede causar síntomas como fatiga, dolores musculares, ictericia, heces pálidas, fiebre baja, vómitos y diarrea. Si tienes alguno de estos síntomas, consulta a tu médico para un simple análisis de sangre o una biopsia de hígado para detectar la hepatitis.

Si estás en un alto riesgo de hepatitis, pregunta a tu médico acerca de cómo obtener una vacuna contra la hepatitis.

9. Hepatitis

10. Cáncer Cervical

Según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de cuello uterino es el cuarto cáncer más común y la causa de la mortalidad por cáncer en las mujeres, especialmente en los países en desarrollo. 

Este cáncer se produce en las células del cuello uterino, y por lo general no causa síntomas en sus primeras etapas. Si no se diagnostica a tiempo, el cáncer de pronto se propaga a la vejiga, el hígado, los intestinos o los pulmones. En etapas posteriores, uno puede experimentar dolor en la pelvis o sangrado vaginal.

El cáncer cervical es causado por el virus del papiloma humano (VPH), que se propaga a través del contacto sexual. En la mayoría de los casos, el sistema inmunológico natural de la mujer es capaz de luchar contra esta infección. Sin embargo, ciertos tipos de VPH pueden causar cáncer cervical.

Las mujeres que fuman, tienen múltiples parejas sexuales, tienen muchos hijos, tienen sobrepeso, usan pastillas anticonceptivas durante un largo periodo o están infectadas con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino.

Por lo general, las células normales del cuello uterino toman varios años para convertirse en células cancerosas. Por lo tanto, si experimentas síntomas leves, consulta a tu médico acerca de cómo obtener una prueba de Papanicolaou. Es muy eficaz en la detección del cáncer de cuello uterino.

Fuente: Starstock10. Cáncer Cervical
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Cameron Boyce y Brenna D’Amico: el bello amor más allá de las pantallas
Síguenos