Increíble!Controversial

Publicado 2016-03-07
0 Comentario

Las 10 personas más afortunadas del mundo

¿Crees que tienes suerte en la vida? La suerte tiene diferentes formas y colores, aparece de manera inesperada y obsequia a quien quiere en un momento determinado. Puede ser que un día te toque la lotería y encuentres el amor de tu vida. Es también verdad, que al día siguiente puedes levantarte sólo y no tener ni qué comer. Puedes ser el único sobreviviente de un accidente o una catástrofe. Las áreas en las que la suerte se manifiesta son muchas y diferentes.

Sin embargo, las personas que vamos a presentar a continuación, son las personas más suertudas que han vivido en este Mundo. A lo mejor no necesariamente han ganado la lotería, pero seguro que han logrado esquivar a la muerte. A veces incluso más de una vez.

Vesna Vulovic

Vesna Vulovic era azafata en las líneas aéreas JAT de Jugoslavia. El 26 de enero de 1972, sobrevivió una caída de una altura de más de 10 mil metros. En el avión en el que trabajaba estalló una bomba, partiendo el avión en dos partes. Vulovic fue la única de 28 personas que sobrevivió el accidente. Sufrió fracturas de cráneo, tres costillas y ambas piernas. Se mantuvo en coma durante un mes entero, pero después recuperó la conciencia y, al pasar una operación, recuperó también la habilidad de andar. Después del accidente volvió a trabajar en la misma empresa, pero en la oficina. No tenía más deseos de volar.
En 1985, Vulovic fue galardonada por el récord Guiness por caer de la mayor altura sin paracaídas.
Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post

Vesna Vulovic 2

Equipo de rugby de Stella Maris College

13 de octubre de 1972, el equipo de rugby de Stella Maris College voló para jugar un partido en Chile. El avión se estrelló en la cordillera de los Andes en Mendoza, Argentina, a más de 3 mil metros de altura. De las 45 personas que viajaban, 12 no sobrevivieron el accidente y otras 5 murieron por la noche o a la mañana siguiente por las heridas. Los pasajeros restantes no tenían equipamiento necesario para aguantar el clima de las montañas, como ropaje adecuado o gafas protectoras. Tampoco tenían medicina, vendajes ni comida.

Equipo de rugby de Stella Maris College

La búsqueda fue iniciada inmediatamente, pero los restos del avión blanco eran prácticamente invisibles en la nieve. Después de diez días, se cesó la búsqueda. Las pocas raciones de comida que tenían consistían de un poco de chocolate y varias botellas de vino. Aún siendo dividida, la comida se terminó muy rápido. En esta situación, todos se pusieron de acuerdo que para sobrevivir, tenían que comer la carne de las personas que ya habían muerto. Fueron rescatados en diciembre de 1972. En total, perecieron 29 personas y fueron rescatadas 16.

Anatoli Bugorski

Anatoli Bugorski

Este científico ruso es el ejemplo de una de esas personas que han burlado a la muerte. Trabajaba en Protvino, en Rusia, con el acelerador de partículas más grande de su país, el sincrotrón U-70. El 13 de julio de 1978, Bugorski llevaba a cabo una reparación de piezas del equipo y sufrió un accidente a causa de un fallo de los sistemas de emergencia. Su cabeza entró en contacto con el haz de protones del acelerador. Según decía el propio Bugorski, vio una luz “más brillante que mil soles”, sin embargo no sintió ningún dolor. La parte izquierda de su cabeza, por donde pasó el haz, sufrió un hinchazón. Fue admitido en un hospital y se esperaba a su muerte, ya que se creía que la radiación que había sufrido era mortal. Sin embargo, este sobrevivió, e incluso terminó su tesis doctoral.

Anatoli Bugorski 1

Roy Cleveland Sullivan

Este hombre estadounidense es conocido por haber sobrevivido el mayor número de descargas de rayos en el cuerpo humano. Si eso no es suerte, ¿entonces qué es? Trabajaba como guardabosques y sufrió 7 descargas de rayos diferentes. Debido a esto, recibió el apodo de “Pararrayos humano”. El Guinness World Records le reconoció como la persona que ha sido alcanzada por un rayos mayor cantidad de veces que se ha registrado. Pero como hemos mencionado… la suerte va y viene según su antojo. Falleció en una prueba de suicidio después de sufrir un desengaño amoroso.

Roy Cleveland Sullivan

Joe Simpson

En 1985, este escritor británico intentó subir a Siula Grande en estilo alpinista con su amigo, Simon Yates. Durante la bajada, Simpson sufrió una fractura de pierna y cayó en la brecha del glaciar. A continuación, hizo un esfuerzo sobrehumano para llegar en solitario al refugio. Más adelante escribió un libro titulado “Tocando el vacío”. La aventura inspiró a uno de los directores de cine para crear la película “Waiting for Joe” (Esperando a Joe).

Joe Simpson

Truman Duncan

Truman Duncan trabajaba en una empresa de ferrocarriles. Un día, desgraciadamente, se cayó sobre los carriles, justo a la llegada de un tren. A causa del accidente, su cuerpo fue partido en dos. Es casi imposible que alguien pueda sobrevivir semejante accidente, pero Duncan tenía fuerzas suficientes incluso para llamar a la ambulancia y esperar 45 minutos a la llegada de la ayuda. Logró también efectuar una llamada a sus familiares. Perdió las dos piernas, un riñón y la mitad de toda la sangre del organismo. Pasó 23 operaciones, pero sobrevivió y ahora trabaja en una oficina.

Truman Duncan

Aaron Ralston

Durante una expedición solitaria a Blue John, en Utah, Ralston sufrió un accidente, durante el cual su antebrazo fue aplastado y atrapado contra una pared del cañón. Sabía que nadie le podía ayudar, pues a nadie le contó dónde iba. Durante 5 días bebía los restos de agua que le podían llegar e intentaba librar la mano. Al ser eso imposible, decidió cortarse la mano para poder salir. De lo contrario moriría en el lugar. Finalmente logró salir, pero tuvo que bajar una pared de 20 metros con una cuerda y después ir 13 kilómetros hasta su coche. Finalmente, una familia holandesa le vio, le dio agua y llamó a la ambulancia, que vino en helicóptero para llevarlo al hospital. Su antebrazo fue liberado más tarde e incinerado. Ralston volvió al lugar para dejar allí las cenizas.

Aaron Ralston

Robert Evans

Este vagabundo de 46 años tuvo mucha suerte. Una vez, al pasar por la carretera, fue atropellado por un coche. Terminó en el hospital, pero al no sufrir ningún daño grave, salió ese mismo día. No mucho tiempo más tarde, chocó con un tren al intentar cruzar el río por un puente. Fue ingresado en el mismo hospital a las 7 horas de su visita anterior. Esta vez tampoco sufrió ningún daño grave. Esta suerte la tienen pocos.

Robert Evans

Mauro Prosperi

Prosperi participó en una maratón organizada en Marruecos. Poco tiempo después de la salida, fue sorprendido por una tormenta de arena y perdió el camino. Para sobrevivir, bebía su propia orina y comía murciélagos que encontró en una mezquita abandonada. Prosperi intentó suicidarse, pero su sangre era tan espesa, que selló la herida. Finalmente, fue encontrado por una familia nómada y llevado al hospital. Perdió más de 18 kilos de peso. Cuatro años más tarde, una vez más participó en la misma maratón.

Mauro Prosperi

Frane Selak

Frane Selak, profesor de música croata que relata haber burlado a la muerte en 7 ocasiones diferentes. Más tarde, en 2003, ganó la lotería y consiguió el apodo de “hombre más afortunado del mundo” y “hombre más desafortunado del mundo” a la vez. Su lucha por la vida empezó en 1962. Viajaba en un tren que se descarriló y mató a 17 personas que viajaban con él. Sin embargo, Selak sobrevivió. Al año siguiente, durante su único viaje en avión, Selak salió disparado por una puerta averiada. El avión se estrelló y 19 personas fallecieron, pero Selak cayó sobre un montículo de paja y salvó la vida. Tres años más tarde, un autobús cayó con Selak dentro al río. Cuatro personas murieron por ahogamiento, sin embargo él logró alcanzar la costa.

Frane Selak

En 1970, su coche estalló en llamas mientras este conducía. Consiguió escapar a tiempo, antes de que el depósito de gasolina terminase ardiendo. Otros tres años más tarde, su nuevo coche también se puso a arder. En 1995 fue atropellado por un autobús que iba a Zagreb - accidente del que salió ileso. En 1996 se estrelló con un camión. Su coche cayó por un precipicio de 90 metros, pero él (al no llevar cinturón de seguridad), salió disparado del coche y sobrevivió.
Finalmente, en 2003 la fortuna le sonrió dándole el lote ganador. Ganó 800 mil Euros, que decidió repartir entre sus familiares y amigos en 2010. ¡Indudablemente, es una de las personas con mayor suerte de la historia!
Fuente: Youtube

Frane Selak 1
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Personas que corrieron con mucha suerte en el instante preciso
Síguenos