8 Comentario

Dormía con una serpiente hasta que un veterinario le hablo

Entre las muchas cosas que tenemos que admitir las personas se encuentra una muy especial: adoramos a nuestros animales. Son nuestros amigos más fieles y siempre están en nuestros peores momentos, sin importar cuánto tenemos, dónde vivimos o qué hacemos. Pese a todo, los animales son leales y siempre están allí. Si tienes un perro, seguro que lo sabes de primera mano. Si creas una buena relación con el animal, siempre estará esperando a tu vuelta con una alegría excepcional.

Sin embargo, hay que decir que muchas veces interpretamos erróneamente las señales que nuestras mascotas nos envían. Nuestra forma de ver el mundo es más complicada, se ha desarrollado durante los siglos en un sistema social bastante característico. En cambio, los comportamientos de los animales son mucho más obvios y simples de lo que nosotros pensamos y siempre tienen un objetivo. De esto último nos olvidamos muchas veces y pensamos que los animales se comportan de una manera determinada exclusivamente por amor platónico hacia sus dueños.

Esta verdad la ha descubierto la protagonista de nuestra historia. Una mujer optó por tener una mascota bastante característica: una pitón. Algunos años atrás tener una serpiente como animal doméstico era impensable. En estos tiempos es más común, sin embargo hay que recordar que un reptil percibe el mundo de una manera diferente al ser humano y tratarlo de manera similar a otro ser humano puede incluso ser peligroso. ¿Quieres saber qué pasó con la mujer y su serpiente?
Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post

Dormía con una serpiente hasta que un veterinario le hablo 3

Érase una vez una mujer en la India que tenía una pitón de 4 metros y la quería muchísimo. La quería tanto que incluso dormían juntas. Eran muy felices y parecía que los lazos de amor las unían para siempre. Sin embargo, un penoso día, la pitón dejó de comer. Se renunciaba a comer durante un montón de días, ante la desesperación de nuestra protagonista que intentaba darle de comer diferentes cosas, para animarla de una vez.

Dormía con una serpiente hasta que un veterinario le hablo 4

Un día, la mujer no aguantó más ese estado. Estaba segura de que su preciada amiga sufría alguna enfermedad o le había pasado algo muy serio. Decidió llevarla al veterinario para prestar ayuda de un especialista que le pudiera decir que pasaba.

Dormía con una serpiente hasta que un veterinario le hablo 5

Una vez allí, el médico veterinario escuchó atentamente su historia. Desde el comienzo de su gran amistad hasta el origen del estado extraño de su serpiente. Al concluir la historia, el médico le preguntó: “¿La serpiente duerme con usted por las noches, se envuelve a su alrededor o cerca de usted y se extiende por toda su longitud?”
¡No te pierdas la respuesta! ¡Te dejará sin palabras!

Dormía con una serpiente hasta que un veterinario le hablo 6

La sorprendida mujer respondió entusiasmada: “¡Sí, sí! Lo hace todos los días y me hace sentir muy triste porque me da la impresión de que me está pidiendo algo y yo no sé qué es y no puedo ayudarla”. Sin embargo, la pobre mujer no sabía que en unos segundos su precioso cuento iba a perder su magia, chocándola con la bruta realidad.

Dormía con una serpiente hasta que un veterinario le hablo 7

“Señora, su serpiente no está enferma”, empezó con voz preocupada la veterinaria, “se está preparando para devorarla a usted. Cada vez que repta y `le abraza´, se envuelve a su alrededor, comprueba su tamaño y su peso. Quiere saber si es usted una comida decente y si cómo debe prepararse para atacar. Y ha dejado de comer para hacer suficiente espacio para poder tragarla y digerirla con mayor facilidad”.

Es aquí cuando la mujer entendió su mayor falló: había pensado que la serpiente tenía emociones humanas, mientras que el objetivo principal de esta era saciar las necesidades básicas. Y ese es un sistema muy común en el caso de las pitones. Primero comprueban y estiman si vale la pena digerir una presa, luego dejan de comer, para finalmente comerse a su víctima de un trago, para finalmente quedarse sin movimiento durante meses, hasta que terminen de digerir y puedan moverse una vez más.

Dormía con una serpiente hasta que un veterinario le hablo 9

La moraleja de esta historia es dual: por un lado tenemos que mirar a nuestro animal desde su punto de vista para entender sus comportamientos y necesidades. Y por otro lado, tenemos que recordar que aunque muchas personas de nuestro entorno nos abracen y nos den besos, no necesariamente tienen intenciones buenas con nosotros. Pueden querer aprovecharse, como la serpiente de la historia.
Fuente: wittyfeed.com / Giphy

Dormía con una serpiente hasta que un veterinario le hablo 10

Galería: 10 personas juegan con animales salvajes

10 personas juegan con animales salvajes

© Listabuzz

En esta foto podemos ver claramente a un niño durmiendo con su mejor amiga: una serpiente. Por lo visto, ambas criaturas están muy a gusto consigo.


10 personas juegan con animales salvajes

© Listabuzz

Un hombre juega con su amigo, un oso polar, disimulando que este le está agarrando por el cuello. Da escalofríos solo pensar en que un simple movimiento del oso puede acabar con la vida del señor.


10 personas juegan con animales salvajes

© Listabuzz

Después de un día de trabajo duro y de caza no hay nada mejor que un baño. Lo sabe este señor que se está bañando con una leona.


10 personas juegan con animales salvajes

© Listabuzz

Un hombre le da de beber a un hipopótamo. ¿Qué puede pasar si le das de beber a un hipopótamo de más de 2 toneladas que posee una boca llena de dientes de más de 10 centímetros de longitud? Por lo visto nada en particular.


10 personas juegan con animales salvajes

© Listabuzz

Una familia juega con un  tigre. Hay que recordar que un tigre es también un felino y le puede gustar de vez en cuando ser travieso. Sin embargo, las travesuras de este animal pueden ser mucho más peligrosas.


10 personas juegan con animales salvajes

© Listabuzz

Un hombre mete su cabeza en la boca de un cocodrilo. Y en realidad hay que ser muy valiente o detestar mucho la vida. ¡La fuerza con la que muerde un cocodrilo puede fácilmente estrujar la cabeza de un hombre! No lo aconsejamos hacer en casa.


10 personas juegan con animales salvajes

© Listabuzz

Un chico descansa con un búfalo plácidamente. Esos cuernos son suficientes para hacer daño, y aún sin ellos, la fuerza del búfalo puede derribar a más de diez humanos. De todas maneras, estos dos parecen quererse.
10 personas juegan con animales salvajes

© Listabuzz

Un hombre juega con un tigre durante la ducha en la selva. Seguro que también te gustaría, pero para amansar a un tigre hay que vivr con él desde su infancia y dedicarle toda tu vida.
Famosos en la fiesta después de los Premios de Música de iHeartRadio

© FameFlynet

Kelly Osbourne

La hija de Ozzy presume su silueta más delgada y el nuevo color de cabello.


Famosos en la fiesta después de los Premios de Música de iHeartRadio

© FameFlynet

Zendaya Coleman, 2016

Esta hermosura sí que puede jactarse de una silueta perfecta... ¡Se vería bien incluso llevando puesto un saco de patatas!


10 personas juegan con animales salvajes

© Listabuzz

La mayoría de las personas tiene miedo a las serpientes. Este hombre no solo tiene miedo, sino que además se los pone en la boca y en la nariz. ¡Qué valentía!


10 personas juegan con animales salvajes

© tumblr

Un oso cariñoso lame a un hombre. En general, estos depredadores pueden ser muy peligrosos, pero por lo visto el hombre le cae más o menos bien.


Famosos en la fiesta después de los Premios de Música de iHeartRadio

© FameFlynet

Justin Bieber

Biebs parece haberse juntado con Iggy Azalea antes de venir a la gala. ¡Parecen vestidos a juego!


Famosos en la fiesta después de los Premios de Música de iHeartRadio

© FameFlynet

Meghan Trainor

La simpática vocalista pronto no necesitará hacerse ver más delgada usando el negro. ¡Hermosa!


0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Esta chica dormía con su serpiente todas las noches... Pero entonces el veterinario le reveló esta horrible verdad
Síguenos