Conmovedor

Publicado 2016-03-08
0 Comentario

El chico tenía cinta aislante alrededor de su zapato. Cuando el policía lo vio, tuvo que intervenir…

Seguro que conocen la película “Cadena de Favores”, esa en la que un profesor le dice a sus alumnos que hagan algo por mejorar la vida de sus semejantes en su entorno. Uno de sus alumnos, Trevor, decido llevar la idea a cabo e inventa un sistema. Ayudará a tres personas a hacer algo que no podrían hacer por sí mismas, pero deben hacer lo mismo, devolver el favor a otras personas. Los actos inesperados de bondad, por desgracia, son algo tan extraño que ni las personas menos emocionales pueden dejar de emocionarse cuando se producen.

La historias en las que alguien hace un favor a un desconocido siguen siendo extrañas, por lo que siempre suelen ser noticia en internet cuando tienen lugar. Hay personas que dedican algo de su tiempo, aunque sea unos minutos, a realizar una buena acción, algo gratificante para otra persona. La sensación que les produce significa una gran recompensa. Por pequeño e insignificante que pueda ser, si cada persona hiciera un acto desinteresado de bondad al día, el mundo sería un mundo mucho mejor en el que vivir.

Como hemos dicho, la amabilidad más pequeña puede cambiar todo. Hoy traemos un caso concreto, el del cabo de la policía de Huetown. Sebastián Goldman ni siquiera trataba de ser un héroe. Él tan solo quería que los pies de un niño se mojaran. El hombre de 48 años de edad, Goldman, fue a Hueytown Giant Food hace unas semanas para recoger algunos alimentos para los internos de la cárcel. Un empleado de la tienda que tenía 19 años de edad ayudó al oficial a cargar todos los alimentos de la tienda en su coche durante una lluvia torrencial.

El chico tenía cinta aislante alrededor de su zapato. Cuando el policía lo vio, tuvo que intervenir… 3

Cuando Goldman bajó la mirada, vio algo que le tomó por sorpresa. El zapato del adolescente estaba envuelto en cinta adhesiva. “Lo miré y le dije: “¿Por qué llevas cinta adhesiva?, dijo Goldman. “¿Lo hacen todos los niños? ¿Una especie de moda? Lo que escuchó le dio un vuelco al corazón. El trabajador le dijo: “Yo, trabajando aquí, rompí mis zapatos. Iba a comprarme unos nuevos cuando me paguen”. Goldman pensó en ello, y luego, casualmente, le preguntó su número de zapato. Le dio las gracias por su ayuda y continuó su camino.

El chico tenía cinta aislante alrededor de su zapato. Cuando el policía lo vio, tuvo que intervenir… 4

Sin embargo, la imagen de los zapatos hechos polvo se quedó con él. “No sabía si tenía que caminar a casa bajo la lluvia o qué”, dijo. Así que después de entregarle los alimentos a los internos, GOldman hizo un viaje a Shoe Dept, en Hueytown. Compró un par de zapatos del número del empleado y regresó a la tienda de comestibles con el regalo en la mano. Preguntó por el trabajador, y luego le entregó los zapatos. “Le dije: Hombre, aquí tienes. No sabía si cobraría el viernes y en dos semanas, pero el empleado dijo: “¿Qué le debo? y Goldman contestó que simplemente devolviera el favor a alguien.

El chico tenía cinta aislante alrededor de su zapato. Cuando el policía lo vio, tuvo que intervenir… 5

Goldman, que ha estado a la fuerza en Hueytown durante casi 18 años y sirvió siete en el Fairfield antes de eso, dijo que el dilema del adolescente le tocó la fibra sensible. “Mi abuelo solía decir siempre, sabemos dónde hemos estado, pero no a dónde vamos”, dijo. “Y eso se me quedó grabado”. Dijo que no estaba buscando elogios por su buena acción, y que probablemente habría pasado desapercibido si Angela Roach Scory no hubiera sacado una imagen y la hubiera publicado en Facebook.

“Espero que la gente tome de ella que la policía no es mala”, dijo Goldman. “Hemos estado recibiendo mala fama en las noticias. Somos seres humanos con familias, niños y seres queridos”. El jefe de policía de Hueytown, Chuck Hagler, dijo que no está absoluto sorprendido por las acciones de Goldman. “Al igual que muchos oficiales, una de las cosas que atrajeron al cabo Goldman al trabajo policial fue la oportunidad de ayudar a la gente. Estoy contento y orgulloso de lo que hizo, pero no sorprendido”, dijo el jefe. “Las buenas personas actúan cuando ven las necesidades de una persona, y la mayoría de los agentes de policía sé que son fundamentalmente buenas personas”. ¡Hay gente buena en el mundo!, ¡si le ha gustado el artículo, no olvide compartirlo con sus familiares y amigos!

El chico tenía cinta aislante alrededor de su zapato. Cuando el policía lo vio, tuvo que intervenir… 7
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las insólitas tareas de los policías en Islandia, el país más seguro del mundo
Síguenos