Increíble!

Publicado 2016-03-11
0 Comentario

Cuando la tripulación de este barco se dio cuenta de lo que estaba viendo, era demasiado tarde para escapar…

Lo interesante de cuando realizas un viaje es que no sabes exactamente lo que te puede esperar a la vuelta de la esquina, es por eso que, en numerosas ocasiones, los viajes se convierten en toda una experiencia única, pues no sabes lo que está por venir. Creemos que vamos completamente informados sobre lo que vamos a ver, sobre el destino que visitaremos, pero, en realidad, no podemos estar seguros. Y si nunca hubiera sorpresas, igual no haría la misma ilusión tomar unas vacaciones. Hay que afirmar que es bueno alejarse de todo, pero también hay que vivir sensaciones y aventuras.

Incluso el descanso y el relax debemos tomarlo con algo de moderación, necesitamos experimentar de vez cuando cosas nuevas en nuestras vidas. Lo que contaremos en este artículo es una de esas historias de aventuras en la que a veces, tentando a la suerte, se puede salir mal parado. Y es que hay veces que cuando ya has tenido demasiadas aventuras, tu mente dice que es momento de relajarse porque no sabemos si la siguiente experiencia puede ser satisfactoria o, por el contrario, puede costarte algo más. ¡Siga leyendo porque merece la pena!

La Tierra está cambiando constantemente, pero debido a que no suele ocurrir en frente de nosotros, tendemos a olvidarlo. Ocurre tan lentamente que llegamos a percibirlo, pero de vez en cuando, las cosas pueden acelerar...y mucho. Recientemente, la tripulación de un barco en el Pacífico Sur se encontró con un espectáculo bastante raro. La tripulación se dio cuenta de que había arena en el agua, flotando en la superficie de las olas, algo bastante inusual. Incluso si usted no pasa demasiado tiempo navegando por el Pacífico, es probable que sepa que no es algo muy común y corriente.
Haga click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post.

Cuando la tripulación de este barco se dio cuenta de lo que estaba viendo, era demasiado tarde para escapar… 3

Pronto se dieron cuenta de que no aquello que habían visto no era arena, y que en realidad estaban observando roca volcánica derramada en el agua procedente de, posiblemente, un volcán. ¡Algo increíble! De hecho, antes de poder reconocer que esa arena en realidad no era arena, se habían adentrado demasiado en la zona y ya era demasiado tarde para retroceder. Y es que esa escena podría confundir a cualquiera, porque a juzgar por las imágenes, parece completamente arena normal y corriente posada sobre el agua.

Cuando la tripulación de este barco se dio cuenta de lo que estaba viendo, era demasiado tarde para escapar… 4

Debido a que la sustancia que se había posado sobre la superficie del agua era piedra pómez en enormes cantidades, todo eso se veían prácticamente como una playa, por lo que pudo confundir hasta al capitán de la embarcación. Además, no tendría demasiado sentido que una banco de arena estuviera en mitad del océano abierto.

Cuando la tripulación de este barco se dio cuenta de lo que estaba viendo, era demasiado tarde para escapar… 5

Entonces, la tripulación decidió continuar con la embarcación y atravesar todo el trecho de piedra pómez, dejando a su paso una gran rotura en los restos de piedra. No sabían qué podía pasar exactamente en ese momento, puesto que les impactó enormemente que toda esa gran extensión de piedra estuviera en mitad del océano. Se quedaron algo descolocados, pero, ¿quién no lo estaría? Ellos quisieron seguir adelante para poder salir cuanto antes de ese “desierto de piedra”.

Cuando la tripulación de este barco se dio cuenta de lo que estaba viendo, era demasiado tarde para escapar… 6

Pero justo en el momento en que se liberaron del extraño campo de piedra pómez, la tripulación del barco escuchó un ruido detrás de ellos... y efectivamente, no se habían equivocado, era piedra pómez y procedía precisamente de un volcán…¡de la erupción de un volcán submarino! Algo realmente digno de ver porque debe ser realmente impresionante.

Cuando la tripulación de este barco se dio cuenta de lo que estaba viendo, era demasiado tarde para escapar… 7

La espectacular visión empezó a consumir el cielo y a cubrirlo completamente de un color oscuro. Con una vista única, la tripulación de la pequeña embarcación se detuvo a observarlo desde una distancia segura, en la que no corrieran ningún peligro. Mientras tanto, se dieron cuenta de que estaban viendo algo más que una simple nube de ceniza.
Delante de sus propios ojos, humo y ceniza salían hacia la superficie. La tierra se estaba empezando a formar, y con ello, las pequeñas cornisas de una isla comenzaron a surgir hacia arriba desde el agua. Y para estar seguros de que el horizonte no estaba jugando con sus ojos, la tripulación decidió navegar algo más cerca.

Cuando la tripulación de este barco se dio cuenta de lo que estaba viendo, era demasiado tarde para escapar… 8

Era cierto: ¡La tripulación de la embarcación estaba presenciando el nacimiento de la isla más joven del mundo! Qué aventura pensar siquiera que cosas como estas pueden ocurrir en cualquier momento en mitad del océano sin darnos cuenta. ¿Qué habría hecho usted en la misma situación? ¿Cómo habría reaccionado? Esto no es algo que se pueda ver muchas veces en la vida…¡Deje su opinión en los comentarios! ¡Y no olvide compartir el artículo con sus familiares y amigos para que todo el mundo vea esta escena!
Fuente: Rolloid

Cuando la tripulación de este barco se dio cuenta de lo que estaba viendo, era demasiado tarde para escapar… 9
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

3 desastres naturales que se nos vienen encima y la gente no lo sabe...
Síguenos