Increíble!

Publicado 2016-03-14
2 Comentario

20 chicos que no son solteros por casualidad

Las historias de amor son diferentes y muy variadas. Hay historias felices que terminan en un matrimonio y una vida feliz hasta el final. Hay también muchísimas historias de amor infeliz, donde una persona de la pareja es rechazada por algún motivo. No obstante, a continuación vas a encontrar las historias de algunas personas que te harán preguntar: ¿es posible? ¡Pues sí! Es posible y los protagonistas de estas historias se dieron cuenta de lo que pasaba mucho después del momento en el que deberían actuar.

En las siguientes historias, las chicas tienen un gran deseo por comenzar una historia de amor. En cambio, nuestros protagonistas por lo visto ni lo llegan a comprender. Sus reacciones son impresionantes. Te presentamos los relatos de estas historias (casi) de amor. No te las pierdas.

1. Una vez, una chica me dijo que dejara la puerta de mi dormitorio abierta para que pudiera venir a despertarme por la mañana. A la siguiente mañana, se deslizó dentro de mi cama y no pude comprender por qué iba a venir si estaba tan cansada. Me quedé perfectamente quieto para dejarla dormir.
Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post

20 chicos que no son solteros por casualidad 3

2. Estábamos con esta chica y yo en mi piso. Justo acabamos de ver una película. Durante todo el tiempo, reposaba su cabeza sobre mis rodillas. Después, se sentó a mi lado, se acurrucó, me besó en la mejilla y me miró con una cara expectante. Yo la miré durante unos segundos y entonces ella preguntó: “y… ¿qué quieres hacer ahora?”. Un momento después terminé llevándola a casa.

20 chicos que no son solteros por casualidad 4

3. Una vez, una chica me pidió si podía usar mi ducha. Respondí que sí y ella dejó la puerta totalmente abierta como invitación. Yo me defino como una persona muy divertida. Por eso terminé tirando cubitos de hielo en su dirección.

4. Cuando estaba en el instituto, una chica me pidió que la llevara de un partido de fútbol a casa, lo que acepté. Al llegar a su casa, me preguntó si quería entrar para ver su habitación (no entiendo cómo me podía parecer una cosa perfectamente normal). Añadió que no molestaríamos a sus padres porque no estaban en casa. Entré, tuve una “excursión” por su casa y salí. Cuándo comprendí la situación un tiempo más tarde, no pude estar más enfadado conmigo mismo.

5. Ella pidió un cono de helado. “Accidentalmente” se manchó con el helado en la mejilla y me pidió que se lo limpiara. Raudo y decidido, recogí la última servilleta que teníamos en la mesa y limpié la mancha. Persistente la chica, se manchó “accidentalmente” con helado en la otra mejilla y me informó con voz agradable y dulce que puedo limpiar la mancha con la boca, dadas las circunstancias de faltar servilletas. Y yo simplemente respondí: “Nah, no me gustan los helados de fresa” y usé mis codos para limpiarla.
Mirando atrás, podía haber usado la camiseta.

6. Estuve una vez con una chica muy guapa en mi cama. Dijo que tenía frío y… le di otra manta.

7. Ella: “Nadie me ha invitado para ir a su casa”
Él: “Ya, a mi tampoco. ¿Qué vas a hacer entonces?”
Ella: “Supongo que si nadie me lo va a preguntar… me quedaré en cas”
Él: “Sí, probablemente es lo que voy a hacer yo también.”
Ella: “Sí… estaría muy bien poder salir, de todas maneras”
Él: “Estoy de acuerdo, pero bueno…”
Ella: “o_O”
Él: “¿Puedo llamarte esta noche?”
Ella: “Ummm… sí, claro…”

8. Tenía una cita con una chica y después la llevé a casa. Me preguntó si quería tomar un café con ella. Yo, sin embargo, renuncié, admitiendo que “no puedo beber café muy por la noche porque me deja sin pegar ojo”.
Si eres aquella chica y estás leyendo esto, yo no sabía que café significaba en realidad… bueno… da igual.

20 chicos que no son solteros por casualidad 10

9. Una vez, una chica me dio un beso inesperado en el autobús escolar. Me dijo que si quería, podía bajar en su parada e ir a su casa porque sus padres no estaban en casa. Dije: “No puedo, me perderé Dragon Ball Z”.

10. Estoy sentado junto a ella en el colegio.
Ella: “Mis manos están frías.”
Yo: “Las mías también.”
Sigo sin hacer nada.

20 chicos que no son solteros por casualidad 12

11. Estaba volviendo a casa y estaba esperando para recoger mi maleta. Una chica hermosa empezó a hablar conmigo. Decía que acababa de llegar a Miami y no sabía dónde está y dónde ir. Un rato después, nos dimos cuenta de que éramos los únicos que no recogieron sus maletas porque estábamos en la cinta errónea. Después de unas cuantas bromas y dirigirnos al lugar correcto, recogimos nuestras maletas y nos quedamos más tiempo hablando. Al rato, mi madre me mandó un mensaje que me estaba esperando afuera. Le dije a la chica que tenía que irme ya, ante su mirada llena de confusión. Entré en el coche de mi madre y entonces entendí todo: ella quería que le enseñara la ciudad. Miré a mi madre y le dije: “has educado al idiota más grande del planeta”.

12. Llevé a una chica a su casa. “¿Quieres entrar? Mis padres están en el trabajo.” “No, voy a quedar con los amigos.”

13. Una chica viene a mi casa, se pone nada más que una pieza de mi ropa interior y se tumba en mi cama. Yo no hago nada, pensando por qué se ha puesto mi ropa, si obviamente le queda demasiado grande.

20 chicos que no son solteros por casualidad 15

14. Estaba en la clase de mi profesora y por alguna razón me encontraba en su habitación. Estaba tumbado en su cama (los pies tocando el suelo) y de repente se puso encima mía. Yo me quedé mirando fijamente. Ella me contempló un rato y al cabo de un tiempo, se levantó y dijo con voz seria: “Bien, vamos a hacer clase”.
Fue después de un par de meses que lo entendí. “¡Ey! ¡Estaba esperando a que hicieras un paso!” No lo llegué a comprender porque era mi profesora y porque hablaba de su novio muy a menudo, de todas formas.

15. Estoy con los amigos, hemos bebido ya bastante y pasamos el rato jugando a un juego de cartas. Dos chicas suben arriba y me señalan que vaya con ellas. “Esperad. Tengo que terminar el juego.”

16. Después de una cena y una película, fuimos a una tienda. Ella me dice que compre “todo lo que necesite”. Bien, salí de la tienda con una bolsa de patatas fritas y dos botellas de agua con sabor a frutos del bosque. Ella hace facepalm.

17. Instituto, segundo año. Una chica realmente preciosa que vive en la misma calle, me llama a las 10 de la noche para decir que la cremallera de su vestido está rota y no se la puede quitar. Añade que nadie de su familia está en casa para ayudar y por eso me pide que venga yo porque “es una emergencia”.
Además, dice que me puede recompensar con una copa de vino ya que ella misma se está tomando una en el momento y sus padres no están en casa.
Yo, siendo el gran genio que soy, le doy instrucciones (por teléfono) cómo puede desarmar una cremallera. Incluso me enfado con ella por ser tan lenta en encontrar un par de alicates en el garaje de su padre.
Después de colgar el teléfono me siento un ciudadano genial. Y ahora, cuando miro atrás, lo único que quiero es colgarme a mi mismo.

18. Ella: A esta chica que conozco le gusta un chico que conozco pero él es totalmente ignorante ante sus obvias señales. ¿Qué tiene que hacer ella para que él sepa que le gusta?
Yo: No sé, ¿simplemente decirle que le gusta?
Ella: Como: “me gustas”, ¿ya está?
Yo: Exactamente así.
Ella: Me gustas.
Yo: Sí, dile a tu amiga que diga eso y lo tendrá todo claro.
Pausa…
Ella: … Me gustas.
Yo: Sí, te lo has aprendido muy bien… ¿algo más?

19. Una chica me dio un CD con música romántica de amor. Escuché dos canciones y tiré el disco a la basura porque la música era horrorosa.

20 chicos que no son solteros por casualidad 21

20. Dando un paseo con una chica. “Mis manos están heladas”. Y mis pensamientos dicen: “GENIAL, ¡tengo un par de guantes que le van a encantar!”. Saco los guantes, la chica dice no, gracias y me da una mirada desconcertada. Mis pensamientos: “¿está loca? Estos guantes existen PARA DAR CALOR A LAS MANOS.”
Fuente: 9gag / Imgur / Giphy / Starstock

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Fotos que definen la palabra "fracaso"...
Síguenos