ConmovedorControversial

Publicado 2016-07-01
0 Comentario

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO

Una falda bonita y corta, tacones altos, pelo largo, una figura bastante delgada, de espaldas parece como cualquier otra mujer joven. Pero tan pronto como se da la vuelta, la gente se queda aterrorizada. Todo comenzó hace 21 años, cuando Irina Nezhentseva se dio cuenta de que su hija recién nacido, Katya, tenía profundas arrugas en la cara. La cara del bebé estaba envejeciendo de manera significativa, no día tras día, sino hora tras hora.

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 1

Los médicos le diagnosticaron a Katya progeria, y estaban seguros de que la niña no conseguiría vivir más de un año. El esposo de Irina, asustado de la condición de su propia hija, abandonó a la madre y al bebé. “No puedo soportar esto”, fue lo último que él le dijo a Irina sobre su hija.

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 2

Irina decidió seguir adelante con su vida y darle a su hijita la infancia más feliz que pudo. Ella trataba a su hija como si cada día fuera el último que podría estar con ella.
Haga click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 3

Pero a pesar de todos los pronósticos de los médicos, Katya continuó creciendo como cualquier otro niño sano. A medida que crecía, sin embargo, tuvo que soportar numerosas burlas e insultos de otros niños, como por ejemplo, “abuela, ¿por qué llevas minifalda?” o “¿por qué te haces pasar por niño, abuela?”. Cada vez que escuchaba esas palabras, Katya empezaba a llorar.

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 4

Pero fue sólo cuando finalmente tuvo que ir a la escuela cuando Katya se dio cuenta de lo diferente que era a los demás niños. “Aquí me di cuenta de que yo no soy como los demás. Cada vez que me daba la vuelta, todo el mundo tenía miedo de mí”, decía ella.

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 5

“Me preguntaba, ¿qué he hecho para merecer todo esto? Pero no encontraba ninguna respuesta. Entonces pensé, no podré ganar a la gente con mi cara, pero sí con mis conocimientos, inteligencia, encanto y bondad. Estoy segura de que lo más importante en una persona es el alma”.

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 6

Y eso es exactamente lo que hizo. Y lo más sorprendente es que la gente respondió. Katya se convirtió en una de las favoritas en la escuela, y cualquiera que se atrevía a intimidarla se veía enfrentado por sus muchos amigos. “Me acepté y aprendí a cómo amarme. Sólo hay otras 20 personas en todo el mundo como yo, lo que es realmente interesante”.

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 7

La alegría de Katya sorprende a todo el mundo que se encuentra con ella, que se ha convertido en una joven muy segura. ¿Sus planes para la vida? Por supuesto, ¡ser feliz!

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 8

Algunas niñas de su edad tienen miedo de salir sin maquillaje, pero Katya no lo piensa ni un segundo. Los amigos de Katya no fueron los únicos que fueron cautivados por su encanto y elegancia interior…

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 9

Katya conoció a su marido Denis de una manera inesperada: la llamó por error, después de marcar el número equivocado. Hablaron, acordaron reunirse y pronto comenzaron un romance. Cuando la pareja decidió casarse, Katya se convirtió en la novia más feliz del mundo.
Pronto, la pareja tuvo más noticias: ¡Katya estaba esperando a su primer hijo! Los escépticos criticaron su decisión de considerar siquiera la posibilidad de tener hijos, pero Denis y Katya sabía que querían. 9 mese más tarde, dieron la bienvenida a un hermoso hijo en el mundo.

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 10

“Me siento muy bien. Sólo la confianza en mí misma me ayudó a atravesar todas las dificultades que tuve en la vida, y ahora mi marido y yo hemos sido recompensados con un hermoso hijo, ¿qué podría ser mejor?”, dice Katya.

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 11

Su historia es un recordatorio de que nada ni nadie, ni siquiera el peor diagnóstico médico, le quitan este sagrado derecho a una persona, el derecho a ser feliz. Por favor, si le ha gustado el artículo, no olvide compartirlo con todos sus amigos y familiares.

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO 12
168
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Propietaro de Nueva York no cobrará el alquiler y pide a sus inquilinos que se salven
Síguenos