ConsejosSalud y Belleza

Publicado 2016-09-23
10 Comentario

7 hábitos muy comunes que cometemos mal a diario. ¡Cámbialos para no quedar como un necio!

Durante el día todos tenemos una serie de costumbres. La mayoría de ellas nos las han enseñado nuestros padres cuando éramos aún pequeños; las aprendimos con el tiempo, por lo que las aplicamos en nuestra vida diaria. Unos ejemplos bastante claros son, el dar dos besos al saludar a un familiar, recoger la mesa después de comer y comportarse correctamente cuando estás en un lugar público. Si todos obráramos bien, viviríamos en un mundo civilizado. Lamentablemente cometemos fallos.

correr por la nieve

Hay veces que, de forma inconsciente o a propósito, obramos mal y perjudicamos al prójimo, al medio ambiente o a la calidad de vida en sí misma; simplemente hay cosas que no tienen sentido. Por ejemplo hay veces que dejamos la ropa tirada por el suelo, no limpiamos nuestro piso durante semanas o estornudamos en la cara de otras personas. No es lo más correcto. En el artículo de hoy conocerás 7 errores que seguramente cometes a diario. Te sorprenderás bastante.
Haz click en Siguiente Página para ver el resto del contenido del post.

ropa desordenada

Para convertirnos en unos ciudadanos hechos y derechos tenemos que saber cómo obrar correctamente. No es nada sencillo aprender todos los trucos y protocolos existentes, pero las personas que te rodean te agradecerán tu comportamiento y te tomarán como un verdadero referente. Sin embargo hay ocasiones en las que creemos que algo es correcto, por lo que lo hacemos de una manera determinada. A continuación verás qué es lo normal: al fin no quedarás como un pendejo…

protocolo

1. El uso del paraguas

El paraguas es uno de los objetos más útiles que ha creado la humanidad, pues nos permite viajar por el mundo sin que la fastidiosa lluvia nos empape por completo. Hay gente a la que le encanta pasear con su paraguas por un paraje lluvioso, realmente es algo conmovedor. Pero una vez que llegues a casa, por favor, ciérralo y mételo en el paragüero. Si lo dejas abierto en el salón, solamente conseguirás que se moje todo el suelo.

uso paraguas

2. Llevar el bolso de tu pareja

Cuando una pareja de novios o casados pasea por la ciudad, es muy normal que vayan cogidos de la manos. Sin embargo hay veces que esto cambia, porque es posible que hayan ido de compras o porten algo pesado. En ocasiones el hombre actúa como un macho y se ofrece a llevar el bolso de la mujer, aunque para nada sea pesado. No seas un idiota y deja que ella lo lleve. Eso sí, en el caso de que ella diga que pesa mucho, cógelo, si lo haces así quedarás como un caballero.

llevar bolso chica

3. Llevar pijamas en casa

Los pijamas son uno de los vestuarios más cómodos para las personas. Están hechos de un tejido bastante agradable que nos hacen querer llevarlos todo el día puestos, aunque algunos sean bastante ridículos e infantiles. Pero realmente, los pijamas son sólo para el momento de dormir. Quedas bastante ridículo llevándolo por toda tu casa cuando ya han pasado varias horas después de que despertaras. Si quieres estar cómodo en casa, ponte ropa holgada.

pijamas en casa

4. El brillo de labios

Cuando una mujer se pinta los labios de un color que realmente le favorece, se ve muchísimo más hermosa. Es un complemento perfecto para ellas, realmente el cambio es increíble. Cuando sales a la calle, a una celebración o a una conferencia, llevarlo es casi obligado. Cuando llevas un sombrero o gorro ocurre lo mismo, te favorece bastante. Sin embargo, si te quitas ese gorro, el brillo de labios también necesita desaparecer.

labios con gorro

5. Arreglarse en público

Es cierto que a todas las personas nos encanta estar divinos delante del espejo. Debido a eso nos pasamos horas cuidándonos, comiendo bien y arreglándonos el cabello. Pero cuando salimos a la calle, ya no hay vuelta atrás, debemos hacer todo el trabajo en casa. Y es que es bastante molesto ver a una persona con un pequeño espejo retocando su rostro en la calle. Si lo precisas, hazlo en un baño público o en una cafetería, ¡pero no en la calle!

arreglarse en publico

6. Cierra las piernas

Estar sentados nos alivia del cansancio que supone estar de pie durante varias horas seguidas. Y es que sentarse en un sillón o un sofá cómo relaja a hasta la persona más inquieta. En caso de que no tengas asiento, puedes optar por sentarte en el suelo. Las chicas se supone que necesitan cerrar las piernas cuando están sentadas; no por comodidad, sino por protocolo. Si lo haces con las piernas abiertas, otros podrían pensar que te dedicas al oficio más antiguo del mundo.

cerrar las piernas

7. Pagar en el restaurante

Almorzar o cenar en un restaurante es algo que sirve para afianzar tus vínculos con tu pareja, amigos y familiares. Pero aparte de esto, evidentemente siempre es agradable disfrutar de una buena comida. Cuando llega la hora de pagar, siempre existe como una especie de duda entre los comensales. Pagar a medias es algo realmente repelente, lo normal es que uno de los miembros invite a los demás. Eso sí, la comida debe repetirse otro día, así el que invitó la primera vez no queda retratado.
¿Te ha gustado este artículo? Si es así y quieres leer más de este tipo, compártelo con tus amigos y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook.
Fuente: StarStock/ trendingnewsbuzzer.com

pagar la cuenta
102
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las cosas que hacemos a diario y que realmente estamos haciéndolas de manera errónea
Síguenos