ConsejosSalud y Belleza

Publicado 2016-11-09
4 Comentario

Pasarán cosas increíbles si tocas el paladar con la lengua y respiras de manera adecuada

Vivimos en una sociedad cada vez más y más estresada. El avance de la ciencia ha incrementado considerablemente la velocidad a la que vivimos. Las tareas que se hacía antes durante días enteros, ahora ocupan más o menos tanto tiempo, cuanto tardamos en hacer un, o un par de clics. Por dar un ejemplo, hace no más de 20 años, enviar un simple correo suponía un viaje que podía durar media hora (o más). Uno tenía que llegar a la oficina de correos más cercana, esperar en una cola y finalmente la carta era enviada. Sin embargo, el proceso duraba más, ya que la carta tardaba unos días en llegar al receptor. Para comparar, este proceso dura ahora nada más que unos segundos gracias a los correos electrónicos.

Pasarán cosas increíbles si tocas el paladar con la lengua y respiras de manera adecuada 1

¡Claro! Todo esto son ventajas increíbles, ya que tenemos más tiempo para hacer otras cosas, para nosotros mismos. ¿Seguro? Desgraciadamente la realidad nos enseña todo lo contrario: en vez de tener simplemente más tiempo libre por realizar las tareas más rápido, lo que pasa es que se nos impone más obligaciones. Empezamos a formar parte de un círculo vicioso que corre cada vez más y más rápido. No es fácil salir de él. Para probar que esta frase es cierta, un dato: según los estudios, un adolescente normal y corriente en la actualidad tiene el mismo nivel de estrés que el paciente de un manicomio de los años 50 del siglo pasado. Este dato es verdaderamente atroz, se mire como se mire. Es obvio que no vamos a culpar sólo a la tecnología, es un problema mucho más extenso y concierne diferentes ámbitos. Sin embargo, el efecto que experimentamos es el de gente estresada y nerviosa.
Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post

Antes de pasar al método de combatir el estrés, vamos a precisar que el estrés no es nuestro enemigo más temible. Vale la pena diferenciar que tenemos dos tipos básicos de estrés: uno bueno y uno malo. Cada una de estas categorías se divide más adelante, pero es suficiente con saber esto para los fines de nuestro artículo. Existe una variedad de estrés que se llama “eustrés”. Este tipo aparece cuando tienes que afrontar una situación emocionante, por ejemplo vestirnos para una boda o jugar un partido de fútbol. Es divertido y sirve como motivación. Sin embargo, existe también un estrés malo (distrés) que perjudica en el funcionamiento del cuerpo humano. De hecho, comúnmente al distrés se le llama simplemente estrés. Es todo aquello que nos hace sentir en peligro y nos quita fuerzas para afrontar situaciones.

Pasarán cosas increíbles si tocas el paladar con la lengua y respiras de manera adecuada 3

En el presente artículo vamos a hablar del estrés, refiriéndonos a la variedad negativa, a esa que nos hace sentir irritados, enfurecidos, ansiosos, asustados o incluso rotos por dentro. Es este fenómeno que hace que incluso dormir parece un reto insuperable. Cada persona en algún momento de su vida tuvo sufrió por lo menos una vez esa sensación de no poder acostarse. Estás media hora, te das la vuelta al otro lado y así pasa otra media hora. Piensas, te imaginas cosas, cuentas ovejas, esperas… y nada. Sigues allí con menos sueño que un búho después de 2 red bulls y un café.

A algunas personas sólo les pasa de vez en cuando, antes de un acontecimiento importante, pero la cifra de personas que suele tener problemas crónicos con el sueño crece descontroladamente. Muchos deciden hacer uso de pastillas para dormir, sólo entonces encuentran el sueño que tanto buscan. Sin embargo, eso ya es una injerencia química en el cuerpo y eso puede traer consecuencias verdaderamente penosas. Si no es ahora, será en unos meses o años. Es un precio muy alto el que hay que pagar por poder dormir en una realidad que nos estresa hasta más no poder. Sin embargo, la gran mayoría de las personas presta uso de pastillas y otras sustancias químicas simplemente porque no sabe que existen otros métodos, menos invasivos, para aliviar el estrés y dormir mejor.

Pasarán cosas increíbles si tocas el paladar con la lengua y respiras de manera adecuada 5

Resulta que en la mayoría de los casos NO es necesario aplicar sustancias químicas para aliviar el estrés. Es posible conseguir el mismo efecto con simples trucos. Uno de ellos te lo vamos a presentar en este artículo. No vas a necesitar nada más que voluntad de hacerlo, un poco de paciencia y regularidad en tus acciones. No te pierdas nuestro truco. Es posible que revolucione tu vida o la de tus seres cercanos.

Pasarán cosas increíbles si tocas el paladar con la lengua y respiras de manera adecuada 6

Este truco es 100% natural y se basa básicamente en un cambio de hábitos muy simple. Empieza por lo que sugiere el título del presente artículo. Presiona la lengua contra el paladar. No hace falta que lo hagas fuerte. Este gesto sirve más bien para colocar de manera correcta los músculos faciales y bucales. Si usas demasiada fuerza, te cansarás en seguida o te harás daño en la boca y eso es algo muy indeseado. ¿Ya lo tienes? ¡Perfecto! en ese caso pasaremos al siguiente paso. El método tiene un nombre bastante peculiar, ya que se llama “4-7-8”. Tres cifras que corresponden a los segundos que vas a necesitar para realizar el ejercicio. Pero vamos a describirlo paso a paso.

Primero, siéntate recto en tu cama. Este paso es esencial para una buena ventilación del aparato respiratorio y por lo tanto de todo el cuerpo. Ahora, haz lo que describimos antes, coloca la lengua sobre el paladar (manténlo todo el tiempo del ejercicio). Ahora, aspira tranquilamente durante 4 segundos. Cuenta en tu cabeza hasta cuatro si esto te facilitará el proceso. Ahora, mantén el aire durante 7 segundos y finalmente espira durante 8 segundos. ¡Ya está! Ahora repite el ejercicio 4 veces.

Concéntrate en lo que es importante. En este momento, lo importante es sólo respirar, nada más. No intentes luchar con los pensamientos, simplemente concéntrate en respirar. Esto debería ser suficiente para aliviar el estrés de todo el día y mejorar el flujo del oxígeno por el cuerpo… en consecuencia: dormir mejor. Vale la pena cuidar de tener buenos hábitos en la vida, gracias a los que dormirás mejor. El ejercicio “4-7-8” es uno de esos que vale la pena recordar y aplicar para alejar los malos pensamientos. No cuesta nada, ¿por qué no probarlo?
Fuente: Giphy / Starstock

107
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Causas por las que todas las noches nos despertamos sin querer a la misma hora
Síguenos