5 Comentario

¡No vuelvas a prestar tu delineador a otras chicas!

Que las mujeres sean seres sociales, no es un gran misterio: debido al hecho de prestar suma atención a las emociones, ser más comprensivas, empáticas y sensibles, entablar relaciones con otras personas no les supone ningún problema (y esta es la diferencia entre ellas y los hombres). Por más que se lleven relativamente bien con quien sea, y saben manejar su vida social mejor que los portadores del alosoma XY, todos sabemos que ninguna de ellas podría existir como tal sin su mejor amiga.

Así es: si tú también eres mujer, apostamos que nos darás toda la razón, y si no, basta con que le preguntes a tu madre, hermana, abuela, tía, prima o compañera. TODAS te van a decir que (al menos hasta cierto punto) es verdad. De hecho, no es difícil observar que todas las chicas dependen una de la otra: en una discoteca, incluso al servicio se van en grupos, y ni hablar si deciden pasar una noche de mujeres en casa de una de ellas...
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

Si tú también puedes presumir de tener una amiga íntima en la que confías plenamente, probablemente estarías dispuesta a hacer mucho por ella. Las "BFF" (del inglés: best friends forever, o sea, "las mejores amigas para siempre") disfrutan mucho de compartir las experiencias, y no sólo nos referimos a la manera de la que pasan largas horas hablando... Lo que pretendemos transmitir, es que muchas chicas, sin pestañear, dejarían su comida, prestarían su ropa, gastarían todo su dinero, etc., con el fin de fortalecer la amistad con otras doncellas.

Preguntadas sobre lo que sienten por sus mejores amigas, muchas mujeres no dudan en admitir que las tratan como hermanas, y serían capaces incluso de donarles sus propios órganos, si esto fuera necesario... Si es así, no es de extrañar que compartir los cosméticos con ellas sea una de las costumbres más frecuentes de las damas. Pero por más increíble que esto parezca, no siempre es una buena idea.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

Aunque a las mujeres les encanta maquillarse, y todo indica que lo disfrutan el doble cuando pueden embellecerse en compañía de una querida amiga (al mismo tiempo chismoseando, riendo y intercambiando opiniones), no siempre salen bien paradas cuando deciden dejarle prestado algún cosmético a otra persona.
Y sí, incluso si se trata de un ser tan especial como una "BFF". ¿Por qué es tan importante ser consciente de ello?

5

Empecemos por decir que es imprescindible que siempre mantengas en condiciones adecuadas los broches y utensilios tales como pincitas de depilar, esponjas de maquillaje y brochas. Asimismo, debes tener en cuenta la fecha de caducidad de los productos que sueles usar para maquillarte: pasados de fecha, algunos cosméticos empiezan a convertirse en posibles fuentes de infecciones y enfermedades.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

La peor idea que se te puede cruzar por la cabeza es la de dejar prestado tu delineador de ojos, o eyeliner (y sobre todo si éste tiene forma de lápiz) a otras chicas. Créenos, por más confianza que te inspiren tus compañeras, no vale la pena poner en riesgo tu estado de salud por algo tan insignificante como un cosmético. Lo que te puede pasar si no prestas atención a nuestra advertencia, va mucho más allá de una simple infección y los ojos enrojecidos...

La horrible verdad es que las infecciones de los ojos, provocadas por las bacterias transmitidas por otras personas, pueden conducir hasta a la ceguera. Si tienes la mala suerte de contagiarse de un hongo, los síntomas pueden surgir -y empeorar- en cuestión de días, causando una inflamación grave, llenándote los ojos de pus, y -en el peor de los casos- comiéndose los tejidos y dejándote invidente de por vida.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

8

Créenos: no merece la pena sufrir por las consecuencias tan graves, sólo para demostrar que no te importa compartir cosas con los demás. La próxima vez que tu amiga te pida prestado un rímel o un delineador, mejor piénsatelo dos veces. Si te niegas a dejárselo, ¡puedes salvar la salud de las dos! Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Starstock / Giphy

9
550
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

13 errores comunes que cometemos al usar el delineador de ojos
Síguenos