Increíble!Conmovedor

Publicado 2015-10-22
8 Comentario

Los abusadores la llamaron “la mujer más fea del mundo”: ahora es una inspiración para millones de personas

Teóricamente, todos nos damos cuenta de que la verdadera belleza de una persona no suele depender de su aspecto físico. Esto se nos enseña durante toda la vida: empezando en los primeros años de la escuela, y luchando contra las adversidades típicas de personas adultas o mayores... Aún así, en los tiempos que corren -lamentablemente- seguimos dejándonos llevar por las engañosas apariencias y prestamos demasiada atención a lo más superficial. La historia de esta chica, sin lugar a dudas, es un claro reflejo de ello.

Esta es Lizzie Velasquez, hace tiempo llamada “la mujer más fea del mundo”.1

Cuando nació, los médicos dijeron a sus padres que no esperaban que pudiera funcionar en absoluto.

2Sin embargo, sus padres le proporcionaron todo el amor y el apoyo incondicional.3A medida que crecía, sus compañeros se mofaban de ella y la intimidaban.4

Cuando un vídeo de ella fue posteado en la Red, los comentarios resultaron despiadados.

5Pero ella creció y, al final, entabló muchas amistades.6

También compartió su historia con todo el mundo, y se convirtió en una fuente de inspiración para millones de personas.

7

Lizzy da discursos en varios países, enseñando a la gente que deben quererse, sin hacer caso a nada.

8

Los médicos siguen sin saber qué exactamente causó tal condición de ella, ni cómo curarla.

9

Tiene que comer cada 15 minutos para poder sobrevivir.

10

Pero, al mismo tiempo, no permite que este hecho le impida hacer cosas.

11De hecho, acaba de casarse.12

Eres simplemente bella, Lizzie.

13

Esperemos que la actitud de esta chica influya en el comportamiento de todo el mundo: tanto de los que a diario intimidan y fastidian a las personas “distintas” de los demás, como de los que sufren a causa de autoestima bajo y poca fe en sí mismos. Sin duda, Lizzie Velasquez es un ejemplo a seguir.

47
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
16 Trucos extrañamente ingeniosos…
Síguenos