Increíble!Conmovedor

Publicado 2016-11-26
6 Comentario

En 1956, él rescató una bebé que se estaba ahogando. 59 años después, salió a la luz este secreto...

Judy Hunt Charest se preguntó por qué cuando estaba a punto de llegar la Navidad, su padre siempre la abrazaba un poco más fuerte de lo normal, y por qué esos abrazos se sentían más tiernos y afectuosos que cualquier otro día. Cuando Judy cumplió 21 años, su madre Marguerite Hung reveló un conmovedor secreto familiar. Ella nunca le había contado nada a Judy porque se avergonzaba de lo que había sucedido dos décadas antes en la víspera de Navidad, en el año 1956.

Marguerite Hung

Marguerite presentaba señales de enfermedad mental y de desorden bipolar. Mientras muchos decían que eran depresión post parto, Marguerite sufría por dentro. Judy dijo: “Yo tenía 3 meses de edad y en esos 3 meses, mi madre se había puesto más enferma. Ellos decían que era depresión post parto y que iba a superarlo, así no había de qué preocuparse. ¿Quiere saber más? ¡Pues no dude en seguir leyendo!
Haga click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post.

Marguerite Hung

Pero luego, ella desapareció conmigo en la víspera de Navidad. Ella se acercó a un puente y saltó al río conmigo en sus brazos”. En ese momento, un trabajador de la Compañía de Puentes de Nashville, Harold Hogue, saltó al agua helada para sacar a Judy. Otro trabajador, Jack Knox se lanzó para salvar a Marguerite. Dicen que cuando ella llegó al agua, debido a la psicosis en la que se encontraba, el agua fría la regresó de golpe a la realidad.

En 1956, él rescató una bebé que se estaba ahogando. 59 años después, salió a la luz este secreto... 1

De repente, ella comenzó a gritar, “¡Mi bebé, mi bebé!”, y entonces fue cuando Jack se dio cuenta de que era un bebé. Judy y Margurite fueron sacadas en un barco de remos. Mientras los hombres se enfocaban en resucitar a Margurite, únicamente Harold tenía esperanza de que la bebé sobreviviera. Él agitó a Judy en sus brazos, consiguiendo que expulsara el agua de sus pulmones.

Harold Hogue

“El señor Hogue corrió por la orilla agitándome durante todo el camino. Comencé a toser y a respirar, luego a llorar. Si él no lo hubiera hecho, probablemente yo no estaría aquí hoy. No había agua en mis pulmones y no tenía ningún hueso roto. Estaba perfectamente. Fue un milagro para los dos". Después del accidente, Marguerite fue una de las primeras mujeres en Tennessee diagnosticadas con desorden bipolar. Una vez con tratamiento, tuvo una vida feliz y saludable.

Harold Hogue

Aún así, la madre guardó el secreto y la vergüenza de lo que le hizo a su bebé, hasta que se lo contó a sus 21 años. Ahora, 59 años después del incidente, Judy cuenta la historia. “Creo que al final, mamá se sentía mejor consigo misma. Yo le decía: “fue un milagro, míranos ahora”. “Pudo haber ocurrido otra cosa ese día, pero no sucedió”. He hablado con doctores, paramédicos, bomberos y les pregunto las probabilidades de supervivencia de que un bebé de 3 meses caiga de un puente a un río helado. Todos dicen que no hay ninguna. Aún así, aquí estoy.”

Harold Hogue

"Jack es un auténtico héroe" dice Hogue, "se merece todo lo bueno que se dice de él. Nuestras vidas siguieron adelante. Nos mudamos a Memphis. Por lo visto Jack murió hace unos años. Pero nosotros le transmitimos la historia a nuestros hijos. Especialmente en Navidad. Nunca llegué a saber más del bebé o la madre. Siempre pienso en qué les podía haber pasado".

Harold Hogue

Resulta que Hogue durante 60 años desconocía el paradero de la madre con el bebé. No antes de pasar tanto tiempo descubrió los nombres de las mujeres a las que salvó la vida. Y además descubrió que Judy no solo estaba viva, sino que estaba ansiosa por conocerle. Cuando al final pudieron verse, fue un momento muy emocionante para todos. Hogue lo comenta en palabras muy breves, pero humildes: "Yo hice mi pequeña parte. Dios actua de extrañas maneras".

Harold Hogue

Con esta historia tan hermosa os deseamos que la Navidad que llegue sea feliz. Os deseamos que en vuestros recuerdos siempre perdure la imagen de las personas que tuvieron una gran influencia en vuestras vidas. ¡Ah, sí! Y para terminar, os diremos que regalo recibió Hogue de parte de Charest no tanto tiempo atrás. Un pequeño reloj de bolsillo con una inscripción datada en 24-12-56 que decía: "Cada persona necesita un héroe. Gracias por ser el mío". ¿Le ha parecido interesante? ¡Pues no dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Imgur

Harold Hogue
214
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Vio la cara de su hija, se asustó y dejó a su familia. Lo que ocurrió 21 años después, fue MILAGROSO
Síguenos