Increíble!Controversial

Publicado 2016-12-15
1 Comentario

Esta mansión del s.XIX se vende por 400.000 dólares, y su tenebrosa historia te lo demostrará…

Existen una infinidad de propiedades en venta repartidas por todo el mundo, y muchas de ellas, seguramente tengan tras de sí historias de todo tipo. Si bien algunas han sido simplemente abandonadas debido a la antigüedad y a los peligros de derrumbamiento, otras han seguido en pie, con sus largos y oscuros pasillos vacíos. La razón por la que algunas han seguido intactas es, básicamente, la importancia histórica, y hoy queremos compartir con todos ustedes una ciertamente escalofriante… ¡No dude en seguir leyendo!

cárcel de Bredford

A menos de una milla de distancia de Raystown Branch Juniata River, en Bedford, Pennsylvania, se encuentra una mansión de ladrillo que es distinta a cualquier otra residencia de las cercanías. Y esta propiedad única, de hecho, está a la venta por poco menos de medio millón de dólares. El exterior puede parecer grandioso, sin embargo, por dentro oculta una historia espeluznante que sorprenderá a todo aquel que decida llamarla “casa”... ¿Quiere conocer su historia?
Haga click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

cárcel de Bredford

Construida en 1895, la propiedad de Penn Street complementa a otras de la zona gracias a su fachada de ladrillo rojo. De hecho, este rasgo es común entre los 200 edificios de Bredford, el renacimiento griego y los estilos federales. Sin embargo, no todo lo de este edificio, se mezcla… Esta parte de Pennsylvania puede sentirse lejos de la metrópolis urbana de Filadelfia, pero Bedford no un remanso típico de una pequeña ciudad.

cárcel de Bredford

De hecho, ha tenido por lo menos un visitante famoso con el paso de los años, el presidente Benjamin Harrison, entre los más ilustres. Harrison, sin embargo, no es el único presidente que ha puesto los pies aquí. George Washington, por ejemplo, usó Bedford como base durante la Rebelión del Whisky de 1794. Y en cuanto a la mansión hecha de ladrillos, también tuvo una buena cantidad de figuras rebeldes. Las características más comunes de la propiedad, como las ventanas, sirven para enmascarar su oscuro pasado.

Washington

Sin embargo, si uno echa un vistazo más de cerca, el exterior de la mansión proporciona algunas pistas sobre las cosas más extrañas que ocurrieron dentro de sus paredes. Una piedra deteriorada ofrece la primera pista, así como la estatua del carnero de la puerta principal. Otra característica es el porche de aspecto austero, que probablemente pudo transmitir algo de miedo en el corazón de los lugares hace aproximadamente un siglo.

cárcel de Bredford

Y eso no habría sido por el propio aspecto del edificio. Una torreta, por ejemplo, presenta un ambiente neogótico ligeramente ominoso. ¿Son estas características demasiado extrañas para una propiedad aparentemente residencial? ¿Podría esta mansión haber desempeñado un papel público? Bueno, una vez que los visitantes pasan la entrada principal, la historia comienza a ser más clara. Con el suelo de madera, chimenea de leña y grandes ventanas, parece acogedora. Sin embargo, desmiente la verdadera y oscura función del edificio.

cárcel de Bredford

Más recientemente, artistas y artesanos poblaron sus habitaciones. Pero estos habitantes ya no están aquí, y cuando estuvieron, enmascararon lo que les ocurrió. Ahora que se han ido, el propósito original de la mansión es ineludible, una vez que se sobrepasa la superficie. “No sólo estás comprando un pedazo único de propiedades inmobiliarias”, decía el anuncio de venta de la mansión. “¡Está comprando una cápsula del tiempo de la historia!”. También decía que el terreno podía albergar a 40 vehículos, así que, sin duda, pudo tener alguna función pública…

cárcel de Bredford

Para averiguar lo que es, los visitantes deben volver a la piedra deteriorada, que se encuentra encima de la puerta principal. Las palabras grabadas en ella dicen: “Cárcel del condado de Bedford”. De repente, todo queda claro: esta mansión estaba bien vestida, pero sus ocupantes no estaban allí por su propia voluntad. Entonces, ¿dónde están las celdas? Bueno, en la sucia planta baja, por supuesto. Dos filas de celdas para acomodar hasta cuatro presos. Encima, se da paso a habitaciones destartaladas, con puertas metálicas corroídas y suelos rallados.

cárcel de Bredford

Y se pone más sombrío. De hecho, justo en el pasillo, más allá de las barras de metal oxidado y paredes de ladrillo degradadas, está la zona de la cocina. Desafortunadamente para los prisioneros, esto consistía en un simple horno de piedra para hornear pan y poco más. A pesar de la desolación, la propiedad en su conjunto parece estar en buenas condiciones. De hecho, sus siete chimeneas están en buen estado de funcionamiento. Los únicos signos reales de desgaste son, de hecho, algunos parches blancos en el ladrillo exterior.

cárcel de Bredford

En el interior, mientras tanto, se puede especular sobre las funciones de las habitaciones que no son celdas. Ya no constituyen estudio de artistas. Más bien, algunos parecen haber sido viviendas del personal, mientras que otras probablemente fueron utilizadas como oficinas para tareas administrativas. Hay más pistas, sin embargo, en cuanto a lo que hay debajo. Una placa de piedra, por ejemplo, lleva los nombres de las personas que pudieron ser los arquitectos de la cárcel. Además, revela que el edificio fue erigido por 25.000 dólares, una suma cuantiosa en 1895.

cárcel de Bredford

La casa ha estado en el mercado desde mayo de 2016, y algo sorprendente es que todavía no ha sido vendida. Tiene, después de todo, un gran potencial desde un punto de vista comercial, no necesariamente como oficinas, pero tal vez como una atracción de estilo casa embrujada. En realidad, la propiedad puede acabar siendo convertida en un albergue. De hecho, esto ha ocurrido en otras cárceles del condado. Indiana Parke County Jail ofrece “cama y desayuno” junto a su propio bar de vinos.

cárcel de Bredford

Otro ejemplo es Liberty, un hotel de gama alta en Boston que todavía conserva la parte antigua. Aunque, afortunadamente para los huéspedes, solo es un hotel. La vieja cárcel del condado de Carleton en Ontario, Canadá, se ha convertido en un albergue temático. Por ahora, el futuro de la jubilada cárcel de Bedford sigue siendo incierto. Una cosa es segura, quienquiera que termine dentro de sus paredes, no tendrá opción de hacer algún delito menor, o de otra manera. ¡Comparta este artículo con todo el mundo y no dude en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Scribol

cárcel de Bredford
106
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La sospechosa mansión abandonada de 1700 que fue adquirida por una pareja
Síguenos