Increíble!Controversial

Publicado 2016-12-22
1060 Comentario

Científicos están aterrados por lo que pasará el 31 de diciembre. Nada volverá a ser igual…

En algunas ocasiones suceden fenómenos extraños, apreciaciones que no se habían tenido en cuenta o simplemente errores de cálculo que predicen un caos total en la tierra. El anuncio de la inevitable destrucción de la humanidad siempre viene precedido por un pánico total y unas promesas de tormentos inimaginables. Pero en este caso es algo demasiado inminente que ha cogido a algunos por sorpresa. El origen de todo lo podemos encontrar en el programa Apolo XI.

1

Durante esta misión de gran importancia, se pudieron colocar unos espejos que nos permitieron comprobar la distancia que había entre la Tierra y la Luna. Esto sirvió principalmente para medir la distancia que hay entre los dos cuerpos, pero también para poder comprobar si ésta variaba con el paso del tiempo o se estaba manteniendo fija constantemente. La sorpresa vino cuando determinaron los efectos que ésto podría acarrearnos a todos los seres humanos. Si quieres conocer la historia completa haga clic en “Siguiente página” para ver el resto del contenido.

2

Gracias a estos retroreflectores se pudo comenzar a realizar mediciones. Éstas culminaron con la determinación de que la Luna se estaba alejando poco a poco de la Tierra. Aunque puede parecer una nimiedad, no lo es. La fuerza de atracción mutua que ejercen ambos cuerpos es la que permite las mareas y los movimientos de rotación. En el caso de las mareas nos encontraríamos con una fuerte catástrofe si perdiésemos la influencia de la luna, pues el agua quedaría en calma y se verían afectados todos los ecosistemas. Poco a poco se iría viendo un satélite cada vez más pequeño y esto supondría un grave problema, aunque imperceptible ahora mismo para nosotros.

3

En el caso de la rotación sí que provoca una grave situación para nosotros. Debido a la distancia, el efecto de rotación se produce más lentamente, por lo que el planeta necesita más tiempo para girar sobre sí mismo. Esto supone que cada vez deberíamos añadir un poco más de tiempo a nuestro calendario para poder compensar el movimiento real que estamos viviendo ¿Puedo esto traernos problemas? ¿Puede simplemente una breve fracción de tiempo suponer algo irreparable para todos nosotros?

4

En una época anterior esto no supondría mucho problema, pues necesitaríamos siglos para que realmente nos llegara a afectar realmente. Lo que sí que nos impide es realizar cálculos precisos relacionados con tiempos muy exactos. En este momento es cuando nos salta a todo el mundo la imagen de los ordenadores. Las máquinas, que tantas veces han protagonizado catástrofes, vuelven a la carga. Tenemos que tener en cuenta que un cambio en la hora puede resultarles fatal.

5

Para explicar esto tendremos que saber que durante este 31 de diciembre se añadirá un segundo más al tiempo del año. Ese segundo hará que los ordenadores que no tengan en su programación planeado dicho momento, comiencen a realizar operaciones antes de que realmente se tengan que llevar a cabo. Para un ordenador normal, particular, ésto no tendría que tener demasiada preocupación. Pero cuando entran en juego megaordenadores como los de Google u otras compañías la cosa cambia sobremanera.

6

Para compensar este cambio, el gigante de California ha decidido que, como sería demasiado brusco añadir ese segundo a la máquina, ha preferido fraccionarlo en diferentes milisegundos que ha ido añadiendo paulatinamente. Con esto se evita el golpe del cambio y no sería preciso detener ni reprogramar las máquinas. Su problema mayor es que no se sincronizan los relojes con los relojes atómicos mundiales, sino que lo hacen entre ellos mismos.

7

La mayoría de ordenadores del mundo usan para poner la misma hora un tipo de ajuste llamado servidor NTP. Con él directamente se va actualizando la hora sin que importe lo más mínimo si esto pudiera provocar un error. Simplemente se cambia la hora del reloj interno y se sigue adelante. Pero ésto no sería posible para grandes empresas, pues dependerían de este efecto que arruinaría su servicio de 24 horas. Por muchos ingenieros están ya encargándose de esto.

8

Para el común de los mortales, con nuestros dispositivos que se actualizan automáticamente, no nos supondrá mucho problema. Sin embargo para las grandes empresas podría provocar la caída completa de sus redes. Ahora simplemente resta ver cómo implementan las soluciones, pues sus sistemas operativos no están preparados para este segundo añadido y sin duda podría llegar a costarle muchas inversiones de tiempo y dinero para poder solventarlo.

9

Esperemos que acabe pasando como con el efecto 2000, que simplemente lo veamos como algo que no tuvo la menor importancia, más allá de los largos quebraderos de cabeza de las personas implicadas en la búsqueda de soluciones. Aunque tenemos que tener en cuenta que también todo se podría venir abajo si finalmente los cálculos se desmadran y fallan a última hora. Por si acaso os recomendamos tener cuidado con la entrada de año nuevo. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: StarStock

10
12544
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
En África están robando y desollando burros para satisfacer la demanda china por una gelatina especial…
Síguenos