Increíble!

Publicado 2017-04-11
1 Comentario

10 buenos consejos capaces de quitarte las ganas de comer

El hambre feroz se manifiesta a través de un par de síntomas. Imagina que tu panza empieza a rugir como una bestia y las ganas de comer te comienzan a sacar de quicio hasta tal punto que terminas llenándote de cualquier tipo de comida en cantidades enormes... ¿Alguna vez te ha pasado algo así? No estás solo. Por fortuna, te tenemos una buena noticia: existen algunos trucos capaces de atenuar esa terrible sensación y ayudarte a controlarla.
Permítenos presentártelos a continuación.

1. Ante todo, agua

Además de prevenir la deshidratación del cuerpo y ayudar a purificarlo, el frecuente consumo del agua natural resulta ser un arma poderosa en la lucha que muchos de nosotros desatamos en contra del hambre. En vez de vaciar la nevera cada vez que te sientas con ganas de comer algo, intenta tomarte un vaso de agua y esperar 15 minutos. Últimamente están muy de moda unas burbujas rellenas del líquido de la vida que se pueden ingerir sin miedo a intoxicarse y de una manera más sana que beber de una botella de plástico, ya que están compuestas de un material orgánico y comestible que se disuelve en el estómago. Si después de ese tiempo te sientes mejor, ¡toma nota!
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

1. Ante todo, agua

2. Las frutas como primero

¿Alguna vez has intentado comer la fruta antes, y no después del almuerzo? Por más descabellada que parezca esta idea, puede ser muy útil para ti. Para no volver a saciarse en demasía comiendo dos platos uno tras otro, merece la pena probar una fruta antes de empezar a comer. Si te animas, pronto verás que no tendrás tanta hambre al pasar a consumir el plato fuerte, mejorarás tu digestión y vas a proveer a tu cuerpo una porción perfecta y bien merecida de vitaminas.

3. Hambre de manzanas

Cuando tenemos hambre, muchas veces agarramos cualquier cosa y nos la devoramos a la velocidad de la luz, para luego darnos cuenta de que, en realidad, no teníamos tantas ganas de comer. Lo mejor que puedes hacer al respecto es responderte una pregunta cada vez que tu barriga comience a pedirte alimento. "¿Tengo hambre para comerme una manzana?" Si la respuesta es negativa, estás simplemente tratando de convencerte de que necesitas comer algo...
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

4. Menos es más

Ya que pese a su obvio poder, nuestros 5 sentidos a menudo llegan a engañarnos, intentar a hacer lo mismo puede ser una idea excelente a la hora de sentir hambre. Por ejemplo, ¿sabías que servirse menos comida (medio filete en vez de uno entero, una cucharada de puré en vez de dos, etc.) y usar los platos más pequeños también ayuda a adelgazar y disminuye el apetito? Hace poco los científicos comprobaron que la gente ingiere menos calorías cuando se les sirve la comida en un plato pequeño o de plástico. ¿No te gustaría comprobarlo?

5. La importancia del sueño

No hay que ser muy inteligente para saber que dormir poco influye en el consumo excesivo de los alimentos. Justamente por ello, no hay que ignorar las indicaciones de los especialistas y dormir bien durante las noches. Recordemos que las personas adultas por lo general necesitan entre 7 y 9 horas de descanso. Todo para mejorar el funcionamiento del cuerpo y recobrar las fuerzas.
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

6. La fibra lo puede todo

Además de ser bajos en calorías, saludables y fáciles de procesar, las comidas con un alto contenido de fibra pueden ayudarte a disminuir el apetito y mejorar tu metabolismo a la perfección. Si no sabes cuáles son los productos de los que estamos hablando aquí, te dejaremos un par de ejemplos. Para saciarte rápido y sin llenarte demasiado puedes comer legumbres, nueces, salvado de trigo, pan integral, semillas de chía, maíz, etc. Desde luego, no te olvides de la verdura y fruta.

7. Ojos que no ven...

Hace tiempo, la prestigiosa revista médica "Journal of Neurosciences" logró probar que el hecho de estar mirando las imágenes de comidas apetecibles terminaba activando una zona cerebral responsabre por la aparición del apetito. Aunque sea una explicación justa de las ganas de comer cuando nos entran cuando vemos algo delicioso, es también bastante fácil de combatir. ¡NO MIRES!
Pulsa en "siguiente página" para leer el resto del contenido del post.

8. No sólo por la higiene

¿A ti también te ocurre que después de cepillarte los dientes se te pasa el hambre un poco? Puesto que la mayoría de nosotros no queremos volver a ensuciarnos después de realizar esta parte del aseo, es un fenómeno bastante frecuente entre los seres humanos. Lo mejor de todo es, sin embargo, que pueda resultar maravilloso durante la lucha con el hambre constante e inesperado. ¿Te gustaría picar algo ya? Antes de comenzar, lávate bien los dientes y cuéntanos la diferencia.

9. Sobre la sal y el azúcar

Ante todo hay que destacar que en el mundo hay montones de personas incapaces de diferenciar entre la sed y el hambre. A veces, por ende, basta con tomar un vaso de agua para sentirse mejor y no deshidratarse. El azúcar en demasía también es malo: casi nadie sabe que la porción diaria de él para una persona adulta no debería superar 5 gramos. En vez de pasarte con el azúcar y la sal, apuesta por unos condimentos que ayudan a mejorar la silueta: el curry, la canela, el orégano, etc.

10. Distracciones sirven mucho

Si acabas de comer y sigues creyendo que todavía no te has saciado, no te dejes engañar. En vez de buscar un tentempié o llenarte de dulces, búscate algo que hacer. Cuando estés ocupado con alguna que otra actividad, te olvidarás de esta molesta sensación. Puedes ponerte a lavar los platos, acomodar la ropa, pasar el piso o planchar camisas durante un tiempo. ¿Conoces algún otro truco como estos 10?
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un "Me gusta" a nuestra página de Facebook!
Fuente: Giphy

136
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Harry y Meghan gastan millones renovando su nuevo hogar
Síguenos