ConsejosSalud y Belleza

Publicado 2016-01-26
0 Comentario

Remedios caseros para los ganglios linfáticos inflamados

Los ganglios linfáticos (también conocidos como glándulas linfáticas), que se encuentran por todo el cuerpo, son una parte importante de tu sistema inmunológico. Ayudan al cuerpo a reconocer y combatir gérmenes y otras sustancias extrañas.

Las áreas comunes donde se encuentran los ganglios linfáticos son el cuello, debajo de la mandíbula y la barbilla, detrás de las orejas, en la parte posterior de la cabeza, las axilas y la ingle.

Cuando los ganglios linfáticos se inflaman, puede causar un problema conocido como linfadenopatía o linfadenitis. Un ganglio linfático inflamado puedes variar desde el tamaño de un guisante a un huevo.

Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

Remedios caseros para los ganglios linfáticos inflamados 1
Los ganglios linfáticos inflamados son una señal de que algo anda mal en alguna parte de tu cuerpo. La causa más común es una infección, que incluye un absceso dental, infección del oído, infecciones de resfriado común, sarampión, mononucleosis, amigdalitis, gingivitis, y de la piel.

Ciertos trastornos inmunes o autoinmunes, tales como artritis reumatoide, lupus y el VIH, también pueden conducir a los ganglios linfáticos hinchados. A veces, el cáncer y ciertos medicamentos también pueden causar este problema.

Además de aumentar en tamaño, los ganglios linfáticos inflamados pueden ser dolorosos. Dependiendo de la causa, los síntomas pueden incluir secreción nasal, dolor de garganta, fiebre, tos, miembro hinchado, sudores nocturnos y debilidad general.

El tratamiento para la linfadenitis depende de la causa. En algunos casos, la hinchazón se reduce con el tiempo. También puede incorporar ciertos cambios de estilo de vida y remedios para tratar los ganglios linfáticos inflamados.

Sin embargo, si la inflamación dura o continua por más de un par de semanas, busca ayuda médica.

Remedios caseros para los ganglios linfáticos inflamados 2

1. Compresas tibias

Un remedio probado con el tiempo para reducir la inflamación de las glándulas linfáticas son las compresas calientes. La temperatura caliente ayuda a aumentar la circulación de la sangre, que a su vez reduce la hinchazón y el dolor.

Sumerge un paño en agua caliente y escurre el exceso de agua.

Colocá este paño caliente sobre los ganglios linfáticos inflamados durante 5 a 10 minutos.

Repite varias veces al día hasta que la inflamación haya desaparecido.

Puedes incluso lavar el área hinchada con agua tibia varias veces al día.

1. Compresas tibias

2. Masaje

Otro remedio eficaz es masajear los ganglios linfáticos. El masaje estimula los ganglios linfáticos para ayudarles a funcionar normalmente. Esto ayuda a calmar la hinchazón durante un período de tiempo. Además, se reducirá la acumulación de impurezas en los nodos.

Con los dedos, masajea suavemente los ganglios linfáticos durante unos 5 minutos. Haz esto 2 o 3 veces al día hasta que la inflamación haya desaparecido.

También puede contratar a un profesional para darte un masaje de drenaje linfático.

2. Masaje

3. Agua salada

Un agua con sal para hacer gárgaras puede ser beneficiosa para reducir la hinchazón y la inflamación en los ganglios linfáticos en el cuello causada por una infección en la garganta.

Mezcla ½ cucharadita de sal en 1 taza de agua tibia.

Haz gárgaras con esta solución para obtener alivio.

Haz esto un par de veces al día durante una semana.

3. Agua salada

4. Ajo

El ajo tiene propiedades anti-inflamatorias que pueden ayudar a reducir la inflamación en los ganglios linfáticos. Este alimento antibiótico también ayuda a limpiar el sistema, a aliviar los síntomas y promover la cicatrización.

Come de 2 a 3 dientes de ajo crudos diariamente. Incluye ajo en la cocina también.

Masajea el área inflamada con aceite de ajo por unos minutos, 2 o 3 veces al día.

Otra opción es tomar un suplemento de ajo al día, después de consultar a tu médico.

4. Ajo

5. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es otro remedio casero eficaz para los ganglios linfáticos inflamados. Ayuda a crear un ambiente alcalino y mantener un nivel de pH saludable en tu cuerpo. Además, su propiedad antibacteriana ayuda a combatir cualquier infección que pueda estar causando este problema.

Mezcla cantidades iguales de vinagre de sidra de manzana sin filtrar crudo y agua. Sumerge un paño en la solución y aplícalo sobre la zona inflamada. Espera 5 minutos antes de enjuagar con agua tibia y luego seca con toques. Repite una o dos veces al día.

Además, mezcla 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana cruda, sin filtrar y un poco de miel cruda en un vaso de agua. Bebe dos veces al día.

5. Vinagre de manzana

6. Miel

La miel es otro remedio natural que ayuda a tratar los ganglios linfáticos agrandados. Su propiedad anti-inflamatoria ayuda a aliviar el dolor y la hinchazón. Además, su propiedad antibacteriana ayuda a combatir la infección que probablemente está causando este problema.

Mezcla de 1 a 2 cucharaditas de miel cruda y un poco de jugo de limón fresco en una taza de agua. Bebe dos veces al día durante una semana.

Aplíca un poco de miel cruda en el área inflamada, deja reposar durante 10 a 15 minutos y luego enjuaga con agua tibia. Haz esto 2 o 3 veces al día hasta que la inflamación disminuya.

6. Miel

7. Aceite de ricino

También puedes utilizar el aceite de ricino, que tiene propiedades anti-inflamatorias y analgésicas, para reducir la inflamación en las glándulas linfáticas.

Mejora el flujo de la linfa a través del cuerpo, la aceleración de la eliminación de toxinas. Esto ayuda a reducir el tamaño de los ganglios linfáticos hinchados. Incluso da un impulso a tu sistema inmunológico.

Frota suavemente un poco de aceite de ricino prensado en frío sobre el área inflamada durante 5 minutos.

Pon una compresa caliente sobre la zona durante otros 5 a 10 minutos.

Repite este remedio una vez o dos veces al día durante una semana.

7. Aceite de ricino

8. La cúrcuma

Esta hierba terapéutica es particularmente eficaz en la reducción de la inflamación de los ganglios linfáticos. Tiene antiinflamatorio, así como propiedades analgésicas que ayudan a reducir la hinchazón y el dolor. Incluso puede combatir las infecciones y facilita la curación.

Mezcla 1 cucharada de cúrcuma en polvo con miel suficiente para hacer una pasta. Aplica sobre la zona inflamada, espera 10 minutos y luego enjuaga con agua tibia. Sigue este remedio dos veces al día durante una semana.

Bebe un vaso de leche tibia cúrcuma dos veces al día.

Otra opción es tomar suplementos de cúrcuma, después de consultar a un médico.

8. La cúrcuma

9. Echinacea

Otra hierba que se usa con frecuencia para tratar los ganglios linfáticos inflamados es la equinácea. Tiene potentes propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. Ayuda a fortalecer el sistema linfático, así como a combatir las infecciones mediante la purificación de la sangre y en los ganglios linfáticos.

Aplica crema de equinacea o ungüento tópico 2 o 3 veces al día para reducir la hinchazón.

También se puede beber 1 a 2 tazas de té de equinácea al día durante no más de 1 semana.

Otra opción es tomar suplementos de equinácea de 300 mg, dos veces al día durante una semana. Consulta a tu médico antes de tomar este suplemento.

Nota: Evita el uso de esta hierba internamente durante más de 1 semana. Las personas que sufren de trastornos autoinmunes pueden querer evitar esta hierba.

9. Echinacea

10. Cuchillas

Los herbolarios recomiendan el uso de cuchillas (nombre científico, Galium aparine), también conocidos como goosegrass y stinkweed, por linfadenitis.

Esta hierba terapéutica estimula la función del sistema linfático para reforzar el funcionamiento apropiado. Esto ayuda a reducir la hinchazón.

Agrega 2 cucharaditas de esta hierba a una taza de agua caliente. Deja reposar por 10 minutos, luego cuelalo. Bebe este té 2 o 3 veces al día hasta que se note la mejoría.

Otra opción es tomar de 20 a 30 gotas de tintura de cuchillas mezclado con agua al día.

Nota: Antes de utilizar esta hierba, consulta a tu médico.

10. Cuchillas

Consejos adicionales

Descansa lo suficiente para ayudar a la recuperación.

Toma un baño caliente o ducharse dos veces al día.

Bebe de 2 a 3 tazas de té verde al día.

Evita el estrés físico y mental.

Trata de yoga, la acupuntura, la meditación y el ejercicio para combatir los síntomas.

Deja de fumar y evita el humo de segunda mano.

Deja de beber, ya que puede empeorar tu condición.

Sigue una dieta saludable rica en vitaminas C y E, hierro, calcio, magnesio y ácidos grasos omega-3.

Fuente: Starstock/GIPHY
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
¿Halle Bailey es la mejor opción de DISNEY para interpretar a la Sirenita?
Síguenos