ConsejosSalud y Belleza

Publicado 2016-02-25
0 Comentario

10 consejos probados para perder peso que realmente funcionan

El sumar kilos durante las vacaciones es común. La temporada festiva trae consigo un montón de fiestas y convivios que ponen tus esfuerzos de dieta en un segundo plano.

A veces, incluso con una rigurosa adhesión a un plan de pérdida de peso, los resultados que buscas toma su propio tiempo para mostrarse. Esto puede ser frustrante y a menudo muy desalentador. 

A la espera de resultados rápidos es realista, da la casualidad de que la gente a menudo no presta atención a las pequeñas cosas que pueden ayudar a sus esfuerzos por perder peso en las principales maneras.

10 consejos probados para perder peso que realmente funcionan 1

Siguiendo unos sencillos consejos puedes hacer un mundo de diferencia...

La adopción de nuevos hábitos pueden atajar la pérdida de peso con actividades que puede ser que, sin saberlo, estés impulsando el proceso de quema de calorías y manteniendo los nutrientes que fluyen en tu cuerpo.

10 consejos probados para perder peso que realmente funcionan 2

Consejos para bajar de peso que funcionan:

1. Mantente hidratado

2. Nunca te saltes el desayuno

3. Come mas frutas

4. Pésate en una báscula

5. Apaga la television

6. Duerme lo suficiente

7. Ten cuidado de lo “dietetico y las comidas “libres de azúcar”

Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

10 consejos probados para perder peso que realmente funcionan 3

Aquí hay 10 consejos para bajar de peso que funcionan.

1. Manténte hidratado 

No vas a perder peso con sólo agua potable. Sin embargo, si sigues una dieta estricta, pero te privas de la cantidad de agua adecuada, es altamente probable que pierdas menos peso y tomes más tiempo para bajar de peso.

El agua induce la termogénesis del cuerpo - un proceso que acelera el metabolismo y ayuda en el proceso de quema de calorías.

Beber 500 ml (un poco más de 2 tazas) de agua tibia (22 a 37 grados C) impulsarán el índice metabólico en los sujetos de estudio en un 30 por ciento, según un estudio de 2003 publicado en The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Por otra parte, el agua potable antes de las comidas suprime el hambre y reduce significativamente el consumo de alimentos durante las comidas.

Beber 2 tazas de agua por día 30 minutos antes del desayuno, el almuerzo y la cena durante 8 semanas redujo significativamente el índice de masa corporal (IMC), el peso corporal y la composición corporal de 50 niñas con sobrepeso, según un estudio de 2013 publicado en la revista Journal of Clinical and Diagnostic Investigación.

1. Manténte hidratado 

2. Nunca te saltes el desayuno

Si te saltas el desayuno con regularidad, tu metabolismo tiene menos trabajo que hacer. Con el tiempo, esto ralentiza la capacidad de quemar grasa total de tu cuerpo.

Por otra parte, cuando estás sin comer por mucho tiempo, tu cuerpo libera grelina (la hormona del hambre) en tu sangre. Esto explica la sensación de hambre que obtienes a la hora del almuerzo, cuando te saltas el desayuno. También exacerba los antojos de alimentos grasos.

Se realizó un estudio con sujetos que se saltaron el desayuno y cuando se les mostró fotografías de alimentos ricos en grasa como pizza, pastel y chocolate, reportaron un aumento significativo del ansia de estos alimentos ricos en calorías, según un estudio de 2010 publicado en la Sociedad de Endocrinología.

Incluso si consideras tener gran fuerza de voluntad, capaz de alejar los antojos inducidas por el hambre, un desayuno saludable es todavía una parte importante de una dieta bien balanceada.

Comprometer a tu ingesta nutricional estás obligando a reducir la velocidad, si no obstaculizar por completo, tu pérdida de peso.

2. Nunca te saltes el desayuno

3. Come más frutas

Si estás luchando para mantenerte alejado de comer una golosina alta en calorías, trata de sustituirlos por frutas.

Implementar el hábito de comer bocadillos de frutas en lugar de galletas, dulces y barras de chocolate, le dará a tu esfuerzo el impulso que necesita para la pérdida de peso.

Incluso si no estás luchando con los dulces, el aumento de tu consumo diario de frutas ayudará significativamente a perder peso.

Un aumento en la ingesta de fruta redujo significativamente el IMC y la pérdida de peso inducida en sujetos con sobrepeso y obesidad, según un estudio de 2010 publicado en Nutrición.

Las frutas como arándanos, fresas, frambuesas, aguacates, pomelos, plátanos, sandías y kiwis promueven la pérdida de peso debido a sus perfiles nutricionales y su capacidad para mantener la sensación de saciedad por más tiempo.

3. Come más frutas

4. Controla tu ingesta de alcohol

El alcohol es una bebida alta en calorías. 

Si bien el consumo de alcohol puede no hincharte, los estudios indican que el consumo de alcohol puede dificultar el proceso de pérdida de peso en un número de maneras.

El consumo de alcohol moderado aumenta el consumo de la ingesta calórica y el apetito, según un estudio de 2005 publicado en Critical Reviews in Ciencias de Laboratorio Clínico.

A menudo escuchamos el término "barriga cervecera". Es autoexplicativo de los resultados de beber cerveza ya que desemboca en una acumulación de grasa abdominal. Esto no sólo es contraproducente para los esfuerzos de pérdida de peso, la grasa abdominal es un factor de alto riesgo para la enfermedad cardíaca. También es el tipo más duro de grasa para deshacer.

En 148 sujetos que bebían regularmente alcohol (especialmente cerveza), 50 por ciento eran obesos o con sobrepeso, según un estudio de 2009 publicado en la Revista Internacional de Nutrición y Bienestar. 

4. Controla tu ingesta de alcohol

5. Apaga la televisión

Muchos de ustedes habrán notado que tienden a comer en exceso cuando se come la cena sentado frente a la televisión o binge-viendo una nueva comedia de situación en su computadora portátil. Esto sucede porque estás absorto en el espectáculo y distraído de prestar atención a lo que estás poniendo en tu boca.

Por lo tanto, comer consciente y evitar ver la televisión durante las comidas podrían reducir su consumo de calorías y proteger tus esfuerzos de dieta.

5. Apaga la televisión

6. Controlate con la báscula

El usar una báscula y mantener un control sobre tu peso es probable que ayude a tus esfuerzos para perder peso y te permita llegar a tu peso ideal antes todos los días.

De hecho, un estudio de 2013 publicado en la Obesidad, señala que el auto-pesaje para el auto-monitoreo diario puede ayudar con la pérdida de peso clínicamente significativa.

Los sujetos con un peso diario también recortaron de comer en los restaurantes, bocadillos y viendo la televisión, así como el aumento de su ejercicio físico.

Otro estudio publicado en 2008 en los ensayos clínicos contemporáneos encontró que las tendencias de grabación regular de los hábitos alimentarios y el auto-reporte de la alimentación da como resultado una mejora en la pérdida de peso.

6. Controlate con la báscula

7. Duerme lo suficiente

No importa si estás siguiendo una dieta perfecta y trabajas intensamente. Si no estás recibiendo suficiente sueño, estarás privando a tu cuerpo del tiempo de recuperación que necesita para mantenerte sano y en forma.

La pérdida de sueño suprime la producción de leptina (la hormona del control del hambre), promueve la producción de grelina y aumenta la ingesta de alimentos, según un estudio de 2010 publicado en Mejores Prácticas e Investigación: Clinical Endocrinology Metabolism.

Además, la leptina aumenta la energía. La falta de sueño, y la consiguiente supresión de la hormona, contribuye directamente a la fatiga y la inactividad que sigue a una mala noche de sueño.

Esto podría afectar drásticamente a la pérdida de peso ya que te impedirá hacer ejercicio físico.

7. Duerme lo suficiente

8. Ten cuidado con los "dieta" y alimentos "sin azúcar"

El hecho de que un determinado alimento en tu tienda local de comestibles grite "dieta" no significa que es una fórmula mágica que hace que desaparezcan esos kilos de más. Sé más inteligente que estos trucos de marketing y mira la etiqueta de ingredientes para ver lo que realmente estás consumiendo.

Los alimentos dietéticos y bebidas, así como los cereales de grano refinado para el desayuno, alimentos sin gluten, néctar de agave, aderezos para ensaladas, yogur bajo en grasa y los refrescos de dieta, contienen fructosa y azúcar añadido.

El azúcar y fructosa añadida son extremadamente dañinos, ya que echar al cuerpo azúcar en exceso esta se almacena en última instancia en forma de grasa.

Muchos podrían estar cometiendo el error de beber un refresco de dieta con su almuerzo. El edulcorante artificial en refrescos de dieta no es digerida por el cuerpo de la forma normal que la del azúcar.

En su lugar la canaliza hacia el intestino donde cambia el comportamiento de las bacterias, lo que provoca una intolerancia a la glucosa. Esto también aumenta el azúcar en la sangre a niveles anormales, que se convierte entonces en grasa corporal.

8. Ten cuidado con los "dieta" y alimentos "sin azúcar"

9. Ten cuidado con los productos de "soluciones rápida" 

No caigas en la publicidad inteligente de productos de "solución rápida". Algunos productos populares de "solución rápida" incluyen pastillas para adelgazar, la "aptitud" preenvasada y "dieta" de las comidas, así como aparatos de ejercicios como los cinturones de sauna. No hay atajos para la salud y el fitness. 

De hecho, si escudriñas los envases de estos productos, verás que muchos de ellos (en letra pequeña, por supuesto) no garantizan los resultados, por lo tanto una dieta saludable y el ejercicio siguen siendo importantes para perder peso.

Darte cuenta de que las celebridades de forma perfecta respaldan estos productos tienen un equipo que trabajan con ellos para mantenerlos en forma, y ​​que probablemente no terminan tragándose una píldora milagrosa todos los días. 

En lugar de gastar tu dinero duramente ganado en estos productos, gástalos en alimentos integrales, naturales que realmente te ayudará a perder kilos.

9. Ten cuidado con los productos de "soluciones rápida" 

10. Consulta a tu médico

Algunos medicamentos recetados para la diabetes, migrañas y depresión, entre otros trastornos, pueden obstaculizar los esfuerzos de pérdida de peso para ralentizar tu metabolismo.

Los medicamentos para la diabetes como rosiglitazona, glibenclamida, glipizida y glimepirida pueden suponer un riesgo importante de aumento de peso.

La rosiglitazona se asocia positivamente con el aumento de peso significativo en los pacientes con diabetes tipo 2, según un estudio de 2006 publicado en el New England Journal of Medicine.

Otros pueden provocar aumento de peso al interferir con tu glándula pituitaria, que regula la producción de hormonas incluyendo la grelina y agravando el hambre.

Como efecto secundario, algunos medicamentos recetados te hacen aletargado e inactivo.

Si estás tomando medicamentos recetados y piensas que podrían estar inhibiendo la pérdida de peso, pídele a tu médico que te recete un medicamento alternativo para tu condición o una menor dosis de la misma medicina, si es posible.

Fuente: Starstock

10. Consulta a tu médico
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

7 sencillas costumbres que te ayudarán a perder esos kilos de más…
Síguenos