ConsejosSalud y Belleza

Publicado 2016-02-27
0 Comentario

8 consejos para recuperarse después de una noche sin dormir

¿Sabías que el no dormir puede matar más rápido a una persona que no comer? El no conciliar el sueño reparador afecta de forma directa en todas nuestras funciones, creando un estado de pesadez y dolor. Pasar el día en el trabajo o al cuidado de tus niños todo el día después de una noche sin dormir, una noche de insomnio o una mala noche de sueño se puede volver una verdadera pesadilla. Tu vigilancia se verá afectada y no se recomienda conducir en cualquier lugar después de una terrible noche de sueño. Incluso si no hay consejos milagrosos sobre la manera de sobrevivir después de una noche sin dormir, todavía hay algunos trucos que puedes intentar para hacer tu día un poco más pasable, para hacer tu vida más fácil.

¡Aquí están nuestros ocho consejos para que puedas recuperarse de una mala noche!

1. Tome una ducha tibia

Es probable que la perspectiva de tomar una ducha tibia (preferiblemente más fría que caliente) no te va encantar mucho, pero es una buena manera de tonificar y rejuvenecer a tí mismo después de una noche de insomnio. Una ducha fría estimula la circulación sanguínea y despierta tus músculos. En pocas palabras, te da un buen impulso para empezar el día. Es duro, pero funciona al 100%.

2. Tomar un café fuerte (o té), ¡ pero sólo uno! 12. Tomar un café fuerte (o té), ¡ pero sólo uno! 22. Tomar un café fuerte (o té), ¡ pero sólo uno!

El consumo de café se recomienda después de una noche de insomnio, pero beber varias tazas podría ser una mala idea, ya que puedes crear el efecto contrario al subrayar e interrumpir tu cuerpo que ya se ve afectado por la falta de sueño. Esto implica nerviosismo, espasmos y en caso de mucho consumo de cafeína, provoca alucinaciones y ansiedad.

Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post

3. Toma varios tentempiés y no te saltes comidas

Los buenos alimentos saludables que son ricos en vitaminas son sus aliados después de una noche de insomnio. Yogurt, frutas (sobre todo cítricos), verduras, quinua, garbanzos, barras de granola, nueces y huevos duros son buenas opciones de comida.

4. Haz pequeñas pausas de descanso

Después de una mala noche de sueño, podría ser difícil ser productivo en el trabajo… Siéntate de vez en cuando para darte pequeños descansos. Si es posible, sal a tomar un poco de aire fresco y da un paseo o siéntate un rato en silencio. Un poco de ejercicio a la luz del día te ayudará a sobrellevar la situación.

5. Hidrátate

La deshidratación conduce a la fatiga, así que bebe agua o bebidas hidratantes durante todo el día. ¡Es muy importante! 8 vasos de agua al día es el mínimo requerido, pero si el agua te aburre puedes agregarle frutas o zumos o simplemente beber té, esta opción es de preferencia de la mayoría de las personas.

6. Evita tomar una siesta

Las siestas después de una noche sin dormir sólo empeoran tu condición. Trata de mantenerte a fin de no perturbar tu próximo ciclo de sueño. Si es posible, ve a la cama al mismo tiempo habitual con el fin de respetar tu rutina de sueño.

En caso de un cansancio extremo, puedes dormitar en un lugar no muy cómodo con un tiempo máximo de 15 min, esto te reparará un poco y te dará energía para terminar la jornada.

7. Piensa en otra cosa

Evita decirles a tus colegas o a tu comitiva que tuviste una mala noche. De esta manera se evitará la repetición todo el día de lo cansado que te sientes. Pon más énfasis en tu trabajo y en conversaciones con colegas que te ayudarán a mantenerte despierto y alegre. Sabemos que es duro hacerlo, ya que el dolor de cuerpo y el desgano son avasalladores, pero enfocarte en ello no ayudará en absoluto.

8. Adopta una actitud realista

¡Todo el mundo puede tener un mal día! El estado de alerta y eficiencia por supuesto puede ser afectado por tu falta de sueño, pero no te rindas. No querrás arrastrar también el estrés de la mala noche anterior durante todo el día. Piensa cuánto disfrutarás de una buena noche de sueño futura.

Fuente: GIPHY

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los antojos más insospechados de las embarazadas
Síguenos